Ai WeiWei Recuperó su Pasaporte

La primera vez que fui al MoMA, un verano del 2012, iba 100% concentrada en absober tanto arte como me fuera posible, ya que solamente contaba con una hora para recorrer las cinco plantas y el patio de esculturas. Mientras brincaba de la emoción por verme rodeada de mis grandes inspiraciones como MondrianMiró, De Chirico, Van Gogh, Dalí, Kandinsky y Pollock, me llamó la atención una serie de fotografías donde se mostraban las siluetas al horizonte de ciudades como París, Washington, y Beijing, con una mano justo en medio, “pintando un dedo.”

Recuerdo pensar, “¿Pero por qué te enojas?”, lo cual se me hizo sumamente crudo y gracioso, y le pedí a mi mamá que me tomara una foto haciendo lo mismo. Llegando a mi casa, descubrí que dichas fotografías eran de alguien llamado Ai Weiwei. Nombre que también me dio risa, y nunca se me olvidó, obviamente. Google me arrojó inmediatamente a un documental del mismo artista bajo el nombre, Never Sorry. Le di click.

 

Fotografía de la autora

 

Ai Weiwei es un activista y artista contemporáneo nacido en Beijing, en 1957, reconocido por su diseño del Estadio Nacional para los Juegos Olímpicos, “El Nido de Pájaro,” pero sobre todo, por sus grandes instalaciones con mensaje de crítica al gobierno chino respecto a su definición errada de la democracia y los derechos humanos.

El documental muestra su arresto domiciliario injustificado, por su investigación e inconformidad en el derrumbe de escuelas públicas en Sichuan tras el terremoto de 2008, donde miles de alumnos murieron a consecuencia de las construcciones precarias. Weiwei demostró con esto, que la administración china oculta más allá de lo que muestran los medios, ya que nunca se supieron los nombres de los fallecidos; pero gracias a Twitter, convocó a un proyecto llamado Citizen's Investigation, donde se publicó la lista de las 5,212 personas desaparecidas, un video donde mencionan el nombre de cada uno de los alumnos y al final él, nombrando a la última víctima, cierra con la frase: “Fuck you, Motherland”

Siendo un artista muy respetado e influyente, con miles de admiradores alrededor del mundo, esto no le cayó en gracia al gobierno de China. Pero tampoco a sus seguidores. Las autoridades lo arrestaron, lo golpearon casi a muerte, y después cerraron su blog e instalaron cámaras de vigilancia en su estudio por 81 días.

En el 2011, fue puesto en “libertad,” con la condición de no salir de Beijing, y su pasaporte fue decomisado bajo el cargo de “fraude fiscal.” Para muchos, una simple excusa para castigar su activismo.

Una vez que terminé de ver el documental, su nombre y sus fotografías ya no me causaron tanta risa. Es imposible que a uno no le hierva la sangre del coraje al ver cómo se le priva a una persona de su libertad (en todos los sentidos) por su simple manera de pensar y su arte, situación con la que muchos países nos podemos identificar. ¿Acaso no suena familar? Comunista o no, ¿Por qué le tiene tanto miedo un gobierno a una persona como él?

Considerado el Warhol de Beijing, Ai subió una fotografía hoy a su cuenta de Instagram bajo, el pie de foto decía: “Hoy, he recuperado mi pasaporte”. La noticia de que el artista podrá volver a viajar y estar presente en sus curadurías e inauguraciones, ha causado revuelo en todas las redes sociales, donde miles de personas le han expresado su apoyo y su admiración por el reto al que se ha tenido que enfrentar por defender sus ideales, poniendo su vida en riesgo.

Hoy se celebra lo que un día fue indignante hacia su persona, o bien, hacia cualquiera que lo hubiera hecho. Sorprende que todavía existan posturas que parecen controversiales cuando, en realidad, es lo más normal del mundo que tengan que haber replesalias a quien se le ocurra levantar la voz y tener criterio propio.

Esperemos que situaciones así no se vuelvan a presentar en nombre del arte y la libertad de expresión, por que hubo un hombre de coraje y perseverancia que vivió encerrado cuatro años para cambiar al mundo que vive bajo la corrupción y el abuso.

Los invito a que vean el premiado documental, juzguen por ustedes mismos, y comenten.