Las Coppola: la genética de lo exquisito

Las mujeres nunca habían sido tan políticamente incorrectas hasta que las Coppola metieron su cuchara.

Las mujeres nunca habían sido tan políticamente incorrectas hasta que las Coppola metieron su cuchara, ni mucho menos tolerábamos las depravaciones de nuestro complicado género hasta el grado de envidiarlas.

Este par es responsable también de que por alguna extraña y casi mágica razón, el color rosa tome más de un significado y no amenace con empacharnos con su evidente exceso. En una sola palabra, Sofía y Gia son magníficas.

Y esto no solamente se resume a su ingenio estético y reinterpretaciones down to earth del término chick flick, ya que ambas han logrado subirse al trono de las favoritas de la crema y nata de la industria de la moda.

Su ingenio no sólo llegó al grado de quitarle a Kirsten Dunst su traje de porrista de los Toros de Rancho Carne y volverla su musa por excelencia, pues las hermanas han seguido alimentando nuestra sed de buzz literalmente pariendo verdaderas joyas de la cultura pop. Y oportunamente y sin querer, la misma Sofía se ha convertido en una musa.

"Joven, dulce, inocente y hermosa. La epitome de la chica con la que fantaseo a diario" -Marc Jacobs sobre su musa Sofía

 

Amigos más allá de simples colaboradores, su relación con el diseñador se ha vuelto cada vez más solida al pasar de los años. Volviéndolos la pareja perfecta a pesar de sus diferentes preferencias. La teoría de los 7 grados de separación parece reducirse cuando de las Coppola se trata, pues mientras que Sofia volvió a Hermione Granger loca por el dinero y la mostró sin su evidente acento británico en “The Bling Ring”, Gia llevó hasta la pantalla grande una de las historias que James Franco escribió en su época estudiantil; “Palo Alto”.

La palabra Coppola es como nombrar a un Dios o un guía spiritual cuando de cine y estilo se trata. Y si pensabas que su reino solo llegaba hasta esos confines, te recomiendo que destines una tarde de tu agenda a repasar los soundtracks de sus más famosas películas. Pues ellas han logrado que sintamos la necesidad de llevar a la vida la fantasía de secundaria de “Playground Love” al sonido de Air.

En resumidas cuentas, podría pasarme el resto de la noche enlistando una por una las razones por las cuales Sofia y Gia son the real deal, pero mejor espero a que hayas sentido al menos un gramo de curiosidad y seas tú mismo quien determine si mi juicio está en lo correcto, de lo cuál estoy completamente segura.