El intrépido personaje que nos abrió los ojo al Pop Art: Andy Warhol.

Un día como hoy de 1928 nació el intrépido personaje que nos abrió los ojo al Pop Art: Andy Warhol. 

Fue el tercer hijo de un matrimonio eslovaco que se mudó a Estados Unidos en 1914. A la edad de 8 años, desarrolló una enfermedad que le afectaba el sistema nervioso causando movimientos incontrolables de sus extremidades y desórdenes en la pigmentación de la piel. Ésta situación lo hizo hipocondriáco y muy apegado a su madre, ya que pasaba mucho tiempo en cama.

 

 

 Su enfermedad lo obigó a tener una vida reservada de sus compañeros y esto lo orilló a dibujar, escuchar la radio, y coleccionar fotografías de sus estrellas de cine favoritos, situación que forjó su personalidad, gustos, y habilidades. 

Tras estudiar Arte Comercial en la Universidad de Carnegie Mellon en Pittsburgh, en 1949 se trasladó a Nueva York para emprender su carrera como ilustrador de revistas, pero al poco tiempo la compañía discográfica RCA lo contrató para el diseño de portadas de discos, cartelería, y mercadotecnia, adentrándolo en los círculos musicales.

 Su primera exposición en Nueva York, en 1962, impactó al público con sus dibujos que incluían sus zas más represetativas como El díptico de Marilyn, 100 latas de sopa, 100 botellas de cola y 100 billetes de dólar. La fascinación por Elizabeth Taylor, Marilyn Monroe, y Troy Donahue, representaba “que los consumidores más ricos compran esencialmente las mismas cosas que los más pobres. Puedes estar viendo la tele, ver un anuncio de Coca-Cola y sabes que el Presidente bebe Coca-Cola.”

Una vez fundado su taller artístico, The Factory, Warhol colaboró con Gerard Malanga, en lo que muchos consideraban una mancuerna escandalosa por sus polémicos métodos de trabajo y su valorización al hacer arte. En ese tiempo también lanzó la revista de sociedad Interview, que trataba de artículos culturales y de diseño bajo un sentido del humor sarcástico. Sin embargo, en el pináculo de su carrera, todo cambió para Andy un el 3 de junio de 1968, cuando Valerie Solanas, miembro colectivo de The Factory, le disparó dejándolo gravemente herido.

 

 

 

 

Una disputa entre ambos artistas desató furia, y un desequilibrio mental y emocional para Solanas, marcando el resto de la vida y obra de Andy. Tras el tiroteo, el acceso a The Factory era demasiado restingido y esto causó “el fin de la fabulosa Factory de los 60.”

 Warhol jugó un papel muy importante en su época como el gurú de la modernidad, enlazando artistas e intelectuales en su círculo social: homosexuales, modelos, celebridades, bohemios, literatos, y personajes urbanos, pero siempre con la visión de un proceso creativo experimental para el movimiento neoexpresionista al que pertenecía. Durante los 70, Warhol se rodeaba de grandes personajes -e igualmente polémicos- como Liza Minelli, Mick Jagger, Grace Jones, Jack Nicholson, Diana Ross, Michael Jackson y Carolina Herrera, en la Meca de la música disco desenfrenada, el Studio 54. 

El artista plástico y cineasta estadounidense cambió los parámetros de la subcultura gay y el underground de Manhattan, y a menudo se le consideraba “sumamente abierto”, ya que a él no le despertaba curiosidad alguna por pertenecer a las masas.

Su visión siempre ha sido aplaudida por la perspectiva plástica y futurística de Hollywood declarando que, “en el futuro, todo el mundo será famoso por 15 minutos”, augurando de cierta manera el poder actual de los medios de comunicación, los reality shows, y las redes sociales.

 

 

 

 

En la frontera de la fama y la polémica, Warhol está considerado como uno de los más grandes pintores, editores, cineastas, escultores, y escritores del siglo XX por su legado de más de 20,000 obras revolucionarias y pretenciosas.

Hoy le rendimos tributo al hombre humorístico de cabello blanco y las gafas oscuras, en lo que hubiera sido su cumpleaños número 87.

¡Feliz cumpleaños, al padre del Pop Art!