Caitlyn Jenner, la Gestación de Una Mujer

 

El primero de junio de 2015 conocimos a Caitlyn Jenner vía Twitter: “Estoy tan feliz porque tras un largo esfuerzo, ahora vivo con mi verdadero yo. Bienvenida al  mundo, Caytlin. No puedo esperar a que me/la conozcas”. En tan solo 4 horas, acumuló un millón de seguidores en su cuenta recién creada, además de convertirse en trending topic con el hashtag #CaitlynJenner, situación que se acompañó de un segundo tweet: “Otro record mundial Jenner ¿Y a los 65? ¡Quién lo habría pensado! Me siento honrada de haber alcanzado un millón de seguidores en cuatro horas. Gracias por su apoyo”.

Aunque no es la primera celebridad–es preciso recordar a Chaz Bono y Laverne Cox–en poner su cambio de género bajo el escrutinio que acompaña a los reflectores, cuando se trata de historias como la de Caitlyn Jenner, existen muchos sentimientos encontrados y es entendible que después de todo y a pesar de la “modernidad” y apertura de pensamiento bajo los que hoy vivimos, muy pocos son capaces de emprender cambios de esta naturaleza con tanta valentía y que sean también, muy pocos quienes los acepten.

Un nuevo papel para Jenner empieza a tomar forma tras la entrega de los premios ESPY, en los que recibió el Arthur Ashe Courage Award, que galardona a deportistas que enfrentan situaciones adversas con coraje y templanza. Durante su discurso de aceptación, Caitlyn puso sobre la mesa el tema que todos parecen reconocer pero en el que no se atreven a meter las manos: La falta de educación en materia de cultura del respeto hacia los demás está cobrando vidas de personas transgénero a una velocidad alarmante.

 

 

En pleno 2015, el panorama sigue siendo devastador en cuanto a violencia se trata. No hay que mirar lejos, el segundo país en el top de las estadísticas de crímenes de odio hacia las personas transgénero y por homofobia es latinoamericano: México.

Entre complicaciones médicas, suicidios y homicidios, la tasa de muerte de personas transgénero es del 60%, lo que significa que la probabilidad de morir aceptándose a uno mismo es más alta que no haciéndolo, cosa que no parece, es total y completamente reprobable. De ahí, el hecho de que Caitlyn Jenner haya decidido mostrarnos su verdadero ser tan abiertamente, es totalmente reconocible. También es reconocible el cambio que intenta propiciar exponiendo su día a día en un nuevo reality show llamado I am Cait, que será transmitido por la cadena estadounidense E! Entretainment, en el que pretende demostrar a millones de personas alrededor del mundo, que la vida de una persona transgénero es igual de valiosa e importante que la de cualquier otra.

 



El viaje de Bruce terminó ese 1 de junio de 2015, pero el de Caitlyn apenas comienza y nos gusta el rumbo que va tomando, el de la educación, el que muestra lo que pasa con las personas transgénero alrededor del mundo cuando han sido excluidas del "mundo de los normales". Esas que por ignorancia y falta de sensibilidad, no tienen acceso a un trabajo formal, seguridad social y una vida digna, nisiquiera a los papeles que legalmente representen a quien en realidad son, pero que con el mundo en su contra, lograran cosas que muchos no nos atreveríamos a intentar.

 

Sigue nuestra serie de Badass Women, en la que encontrarás la historia de mujeres remarcables que están cambiando al mundo. #DespiertaTuMejor