Lo bueno y lo malo de Beach Goth, festival de música en Los Angeles

 

Texto por Luis Mungia 

Beach Goth es un festival organizado por The Growlers en The Observatory en Santa Ana, California desde hace cuatro años. Sin excepción, ha sido conocido particularmente por llevarse a cabo en fechas cercanas a Halloween. La edición de este año convocó a diversos talentos como: Grimes, Die Antwoord, Sir-Mix-A-Lot, Parliament Funkadelic, The Drums, Julian Casablans + The Voidz, Allah-Las, Sunflower Bean, Warpaint.

Lo bueno:

 

Teniendo la cantidad de seguidores que tienen The Growlers en California, la cantidad de gente que se reunió para el festival rebasó la de las ediciones pasadas. Teniendo un line-up tan atractivo para los fans de festivales como Burgerama. The Observatory estuvo abarrotado ambos días.

 

  • Parliament Funkadelic: George Clinton, Bootsy Collins y compañía cerraron el festival con un set de dos horas que tenía a todo mundo bailando y coreando éxitos como “Knee Deep” y “Mothership Connection”.
  • Grimes: Grimes estrenó dos canciones nuevas en el festival, que la gente bailó y aplaudió mucho. Quizás sea una buena señal después de la cancelación de su disco el año pasado debido a la pésima recepción por parte de los fans. Una presencia en escenario llena de energía y baile.
  • Die Antwoord: El trío de electro rap-rave de Sudáfrica sin duda, fue uno de los mejores actos del festival. Hubo un momento en donde la hija de Yolandi Visser y Ninja, Sixteen Jones salió a bailar al escenario mientras que el dj Hi-Tek mantenía un beat relajado y downbeat, para luego volver con mucha energía y hacer a los asistentes brincar con euforia.
  • La decoración: Tres escenarios principales decorados con temas de Halloween distintos. Bocas de maché que simulaban las de The Rocky Horror Picture Show servían como asientos para los asistentes. Piñatas colgadas por todos lados. 
  • Los disfraces: El evento gira en torno a Halloween, por ende, se vuelve norma que los asistentes lleguen disfrazados. Hubo desde los chistosos, hasta los de mal gusto, pero todos eran sinónimo de fiesta.
  • La variedad de géneros: Desde Sir-Mix-A-Lot con su “Baby Got Back”, hasta Subhumans con su agresivo punk sin tapujos, la variedad de música sorprendió este año. Tres escenarios, incluyendo un side stage donde hubo una imitadora de Selena que inyectaba mexicanidad a la comunidad mexico-americana asistente del festival.

Lo malo:

Siendo un festival tan reciente y que en las últimas dos ediciones ha estallado en cuanto a su popularidad, hay ciertas situaciones, qué más que parecer falta de organización, aparenta habérsele salido de las manos en magnitud a los organizadores.

  • Comida cara y deficiente: Como en gran parte de los festivales musicales, la comida (incluyo agua y cerveza) es vendida a precios exagerados en cuanto a su calidad y a su cantidad. Ejemplo: Una cerveza Pacífico costaba nueve dólares.
  • La seguridad: Los guardias de seguridad del Observatory parecían no estar preparados para eventos con tanta convocatoria, pareció haber falta de comunicación entre ellos mismos y en ciertas situaciones no sabían que hacer. Prensa no tuvo acceso al set de Grimes debido a esto mismo.
  • Horarios: En ambos días del festival, el escenario principal estuvo atrasado treinta minutos. Es decir que si tenías tu horario planeado de tus bandas favoritas, a final de cuentas iban a chocar.
  • Pauly Shore: Quién recuerda a Pauly Shore de MTV en sus años dorados, recordará fácilmente que Pauly no es tan simpático como cree serlo. En los dos últimos años del festival, ha sido elegido para ser anfitrión. Este año, ninguna de las bandas quiso compartir escenario con él, a excepción de The Growlers. Antes de su set, salió al escenario quejándose acerca de cómo ninguna banda en el festival es tan relevante como The Growlers como para importarle.