Carta a los Reyes de una compradora empedernida

Este año la verdad no me porté muy bien, pero soy tan mustia que quiero pedirles una que otra cosita que según yo me merezco…

abcdelbb.com

Es una realidad de todas las aquí presentes que una vez que llega el momento de hacer el recuento de un año más, todas tenemos cola que nos pisen.

Algún ligue que nunca debió pasar de la primera cita y hasta una que otra travesura que terminó alimentando todos los newsfeeds de nuestros amigos en Facebook. Es decir, no somos blancas palomitas. Y si nos dejáramos guiar por las “leyes” bajo las cuales Santa Claus y los Reyes Magos determinaban si nos traían regalos o no, habrían muchos corazones rotos. Pero por suerte ya estamos grandecitas y han pasado muchos años desde que descubrimos nuestras cartitas escondidas en los closets de nuestros papás. Es por esto que aunque yo se que mi 2014 tiene una que otra remendada, también tuve mis momentos de lucidez y sólo por eso tendré la desfachatez de levantar mi pedido de reyes.

Así que Melchor, Gaspar o Baltazar: si me están leyendo, agárrense chiquitos que ahí les va.