elegancia, estilo y leyenda: catherine deneuve

Con estilo propio, la actriz —eterna musa— dominó los clásicos imprescindibles del cine

Si algo sabemos de las actrices francesas es que son naturalmente bellas, fieles portadoras de un mágico allure irrésistible o ese je ne sais quoi que tanto las caracteriza. Catherine Deneuve no es la excepción; su estilo y presencia en películas han trascendido y hasta la fecha es una musa e indiscutible influencia para definir los estilos de otras actrices y las creaciones de reconocidas casas de moda. Feminista declarada, Catherine se ha negado numerosas veces a utilizar tacones altos en sus películas argumentando que “la mujer puede ser femenina sin parecer una caricatura ilustrada por las expectativas de la sociedad”.

Estas son las películas indispensables de Catherine Deneuve que debes ver para inspirar tu guardarropas esta temporada. Mientras tanto, ponte tu pijama de seda, saca el licor de cereza y acaricia a tu leopardo. 

 

Bella de Día (Francia, 1967)

 

Belle de Jour es el nombre que adopta Severine Serizy, papel protagonizado por Deneuve en esta película del surrealista español Luis Buñuel. Trata de una mujer casada que decide prostituirse en una casa de citas mientras su esposo trabaja durante el día. La calma y feminidad que la acompañan se contraponen ante cuestionamientos de moralidad, amor, fidelidad, masoquismo y fetichismo. El vestuario, diseñado por Yves Saint Laurent, es un claro ejemplo del trabajo del maestro y acompaña embelleciendo aun más a Deneuve en esta reveladora historia. Un clásico del cine francés.

 

Repulsión (Reino Unido, 1985)

 

Dirigida por el controversial Roman Polanski, esta es la primer película del director polaco realizada en inglés. Un thriller psicológico donde Deneuve juega el papel de Carol, una inmigrante Belga que vive con su hermana en Londres. Experimental e impactante, en blanco y negro, la cinta nos da una visión detallada sobre los complejos procesos mentales y emocionales del personaje, que al parecer literalmente siente repulsión por el sexo masculino. Los movimientos de cámara y la actuación de Catherine son escalofriantes ejecuciones de terror y suspenso. Su vestimenta de dormitorio y aspecto natural añaden credibilidad al personaje y han quedado al paso de los años como íconos visuales de su presencia en el cine.

 

El Ansia (Reino Unido, 1983)

 

A sus entonces 40 años de edad, Deneuve interpreta a la vampira más elegante que el cine haya visto en las última décadas. Dirigida por Tony Scott, esta joya ochentera y clásica de culto fue rodada en Reino Unido, manejando un estilo visual trascendente para el cine de terror. Estelarizada por David Bowie, Catherine Deneuve y Susan Sarandon, Scott nos lleva al mundo erótico y estilizado que esperamos de los vampiros. El vestuario fue elaborado por la talentosa Milena Canonero (Naranja Mecánica, María Antonieta) con piezas y accesorios dignos de los vampiros más cool. Cabe mencionar que The Hunger, nombre original de la cinta, contiene una de las escenas lésbicas más controversiales del cine de género entre Catherine Deneuve y Susan Sarandon, y cuenta con una introducción de créditos al ritmo de la canción “Bella Lugosi is Dead” interpretada por el oscuro y vampiresco Peter Murphy de Bauhaus. Aunque carece de aciertos en el guión, la pieza vale la pena por estilo y calidad en actuación.

 

Los Paraguas de Cherburgo (Francia, Alemania, 1964)

 

Una de las primeras películas de la actriz, dirigida por el francés Jacques Demy. Perfecta para quien aprecia los musicales, el color, el romanticismo adolescente y las revelaciones amorosas. Deneuve a sus 20 años de edad interpreta a Geneviève, una bella adolescente de 16 años enamorada de un mecánico. Juntos viven un romance secreto hasta que él debe marcharse a la guerra dejándola a ella embarazada. Los enredos típicos de las historias de amor se presentan con dulzura e ingenuidad mientras los colores del vestuario y el moño en la media coleta de Peinado de Catherine acentúan la fantasía jovial. Hay que tomar en cuenta que todos los diálogos son cantados y en francés, así que prepárate para una experiencia musical de 90 minutos.

 

Las Señoritas de Rochefort (Francia, 1967)

 

Del mismo director de Los Paraguas de Cherburgo; Les Demoiselles de Rochefort perfecciona las técnicas visuales y musicales y ahora presenta a Catherine Deneuve y a su hermana en la vida real, Françoise Dorléac, en una historia tanto cómica como dramática de renovación y esperanza. La dirección de arte inspira hacia el optimismo de los 60 con una explosión visual digna de verse en la pantalla grande. Una experiencia sensorial en la que es casi imposible no ponerse de buenas y salir bailando a tomar el autobús. Los detalles de arte y vestuario parecen haber inspirado el trabajo de cineastas como Wes Anderson o Pedro Almodóvar y establecen un ejercicio más de estilo que de contenido.

Perfecta para un domingo primaveral.

Para leer contenidos como este en formato impreso, adquiere nuestro Collector's Item en Sanborns (MX) y Kichink! (Envíos a todo el Mundo)