Fiesta y decadencia, la realidad retratada por Santiago Mohar Volkow.

 

Texto por Fernando Lucio Escalera 

Los muertos (2014), la película escrita y dirigida por Santiago Mohar Volkow, es un reflejo de la decadencia de una generación que lo tiene todo y no le importa nada. Hace unos días se estrenó en la Cineteca Nacional en la Ciudad de México y, en mi opinión, vale la pena verla. 

Cuenta la historia de un grupo de “niños bien” en la CDMX. Un fin de semana de fiesta donde el alcohol, las drogas, el sexo y las decepciones amorosas son lo cotidiano. Aunado a esto, se retrata con crudeza la inseguridad de la que ni ellos se escapan, sin embargo, por momentos pareciera que no se dan cuenta de ésta. Ensimismados en su hedonismo, su fin de semana eterno concluye de manera intempestiva e inesperada.

Las actuaciones frescas y naturales de Ignacio Beteta (Ignacio), Jorge Caballero (Diego), Santiago Corcuera (Santiago), Elena Larrea (Elena) y Florencia Ríos (Elsa) se agradecen pues no son forzadas y te identificas sin problema con las situaciones mostradas. Seguramente todos hemos asistido a una fiesta así. Independientemente de la clase social; la pérdida de la conciencia, de los límites, del saberse frágil como ser humano son detalles que, durante una party repleta de excesos, se nos olvidan.

Una mirada sin pudor a un mundo al que quizás la situación del país ha orillado a muchos jóvenes. México se está yendo por la coladera, pero mientras haya alcohol y drogas, nada importa.

Filme que además de retratar la cotidianeidad de una generación, para muchos, perdida, invita a la reflexión sobre hacia dónde queremos llevar nuestra vida y nos plantea que los límites, a veces, son muy necesarios. 

Más información:

http://www.cinetecanacional.net/controlador.php?opcion=mosaicoCineteca