Lights, Camera… Blood

Si estás al tanto de las noticias, habrás escuchado hace unos días que Quentin Tarantino anunció su retiro, seguido del sonido de los pedazos de los miles de corazones que esa noticia rompió. Esto significa que el genio detrás de varias de las escenas más memorables del cine tiró la toalla después de años de gloriosas contribuciones a la pantalla grande. Si esta noticia no te tomó por sorpresa y crees que eres ajeno al fenómeno de Tarantino, déjame decirte que él es el responsable de que tu compañera de clase llegara a la fiesta de Halloween en un bodysuit amarillo y una katana de plástico como Uma Thurman en la saga de “Kill Bill”.

 ¿Y qué me dices de “Pulp Fiction”? Repitiendo la fórmula de su musa predilecta acompañada de John Travolta bailando twist en la pista de un restaurant…

Pero Quentin no sólo es famoso por elegir brillantemente al elenco de sus películas, lo que en verdad lo hace especial es su ejecución estética.La sangre nunca se había visto tan bien a cuadro hasta que escurrió del cráneo de Lucy Liu en el momento final de la pelea con Uma en unos jardines nevados en Japón...O nadie había hecho tan digerible y colorida la crudeza de los temas tratados en “Django Unchained” e “Inglorious Basterds”. Con su meticuloso cuidado del color (o falta de él) y su manejo del tiempo, Tarantino te sabe llevar a través de sus narraciones. Dando saltos entre el pasado y el presente y contando distintas historias que se entrelazan en una sola, te mantiene al filo del asiento en todo momento. No sin mencionar sus excelentes acompañamientos musicales que van desde Nancy Sinatra hasta Tavares.

Frases inolvidables y una que otra aparición del mismo director haciendo gala de sus talentos actorales, son solo algunas de las peculiaridades de su trabajo. Si algo es cierto, es que sus películas no son para todo el público. No a todo mundo le gusta ver tripas, sesos, ni mucho menos ver cómo le sacan el ojo a una rubia exuberante. Pero si algo te puedo asegurar es que las películas de Tarantino, sea la que sea que elijas, te va a dejar con el ojo cuadrado,puede que hasta termines sintiéndote mal de reírte de la crueldad y el humor negro que este director le imprime a cada una de ellas. Y tal vez así, su retiro en verdad te parezca algo digno de lamentar.