MAGNOLIA Y YO

Mi cita con la cosa más dulce del mundo mundial

El pasado miércoles 28 de Enero, una de las pastelerías mas chic del momento nos invitó a conocer la magia detrás de sus famosos cupcakes. En donde una linda mesa montada con parejitas de Mason Jars llenos de toda clase de chispitas de azúcar, nos esperaba con ansias locas para echar a volar la imaginación. 

Como buenos blogueros y redactores, aprovechamos el momento para pescar la mejor foto, hacer check-ins y generar hashtags como si nuestra vida dependiera de ello… oh wait… it does

Platicando y conviviendo, aceptamos la primer copa de tinto de la noche para entrar en calor. Cosa totalmente justificada ya que el frío nos tenía a todos bajo cero.

Y después de un par de sorbos, salió el chef Daniel Ampuero junto con su linda asistente para platicarnos un poquito acerca de la historia detrás de Magnolia. Concepto que voló directo desde Nueva York hasta nuestro querido Polanco.

Ya armados con unos panquecitos de unicel, un bote de betún y una espátula repostera, el guapo Daniel nos explicó todos y cada uno de los utensilios utilizados para recrear los ricos cupcakes. Y llegado el momento, por fin abrimos nuestro bote de betún y empezamos a batir.

Paso a paso la tarea se volvía más compleja y todos pasamos de la frustración a romper en carcajadas producto del temible sugar rush al que nos habíamos sometido. Y aunque supongo que pusimos a prueba la paciencia de Daniel en más de una ocasión, siempre tuvo la palabra más buena onda para evitar romper nuestro pequeño corazón. Pues al parecer, las habilidades motrices que se supone que nos enseñaron en el kínder, where nowhere to be found.

Jamás pasó por mi cabeza que una espátula pudiera tener más de un uso y mucho menos me logro explicar cómo es que pasé de embarrar todo de betún hasta tener un par de cupcakes deliciosos en mi escritorio la mañana siguiente. Pero si algo les puedo decir, es que les recomiendo darse la vuelta a Virgilio 40 en calidad de urgencia y déjense deleitar por su variedad de sabores y colores. Ya sea para echar un rico desayuno en las mesitas de la banqueta o disfrutar de un cupcake y un cafecito caliente en la terraza, Magnolia se saca un 10 en sabor y en la atención de sus adorables encargados. Veredicto Nylon: Approved!