Cuentos de terror: Tú, mi casa embrujada.

 

En octubre, reunimos a cuatro escritoras que nos estarán brindando sus cuentos de amor y terror. El aquelarre consiste de María Mercromina con Ana Müshell, Señorita Lechuga, Amalia Andrade y Malén Denis. 


 

 

Dentro del mar dicen que no se percibe el otoño. No sé por qué razón mi termostato necesita de calor y mucho sol, sin embargo sentí como llegó el otoño con un café sabor calabaza que me trajo una amiga hasta mi escritorio. Lo confirmé después con el aire fresquecito en mi rostro.  A pesar de que no me guste el otoño, suelo divertirme con las películas de horror donde esos hombres altos y fuertes te persiguen por laberintos insospechados (mi propia historia épica). 

Dicen que al caminar se nota la vida, que lo más difícil de animar son los pasos, según el poeta peruano José Watanabe. La verosimilitud de un personaje depende de cómo se mueve. Su centro de gravedad es su cuerpo, dice Nietzsche (¿Tú cómo pisas?, ¿reconoces los pasos del otro?) 

El Hombre de Hojalata tenía problemas para caminar rápido. La Mujer Biónica corría para que no la alcanzaran. Batman al caminar movía su capa. Speedy González mueve y mueve su entorno de forma veloz. Tengo amigas que zapatean al caminar y hay un hombre en especial que lleva un andar lento y firme como sus pasos guapos.

Michael Myers, de la saga de Halloween, me correteó toda la noche de un viernes 13 y yo regresé a mi infancia, y a morirme de risa con sus pasos lentos y sorpresivos cuando me interceptaba por los laberintos del terror en un conocido parque de diversiones.  Después regresé a mi presente y regresé a ese hombre de los “ pasos guapos”,  ese que me corretea y por el cual no me dejo alcanzar, el que me llena de miedo y me espanta con alguna treta masculina para hacerme caer en su guarida “maldita”. Me acecha y me atrapa, huyo y me alcanza.

Sí, ya llegó Halloween, época del año en que mi niñez se aviva de nuevo, donde enfrento mis miedos y una vez más me doy cuenta que él, que tú eres mi casa embrujada.

 

 


Señorita Lechuga es una vida, un mundo paralelo, creado por Andrea Chavarín y Yolanda Morales, para más terror y amor, aquí