AXR, una artista visionaria, una artista sin miedo al cambio.

Pamela Cristerna

Casi sin querer.

Entrar en la galería ubicada en el segundo piso de la calle Miguel Ramos Arizpe, es entrar en otra dimensión. Una dimensión oscura y paradójicamente llena de color.

La leyenda “Crea tu propia filosofía, yo solo quiero inspirar” se lee en la pared. Esta te da la bienvenida mientras que una puerta incandescente te invita a penetrar en el brillante mundo fractalizado de Arantxa Ximena Rodríguez.

“Yo jamás me imaginé que iba a estar en el mundo del arte”.

Graduada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Iberoamericana, Arantxa dedicaba todos sus ratos libres a hacer lo que más le gusta, dibujar. Siempre fue una persona creativa y buscó una profesión que le permitiera explotar esta creatividad, por eso decidió enfocarse en publicidad. Pero las cosas nunca son como uno imagina. Ya graduada y con un empleo en una agencia de publicidad, Arantxa garabateaba entre correos electrónicos y llamadas telefónicas sus tan amados fractales. Un día, un compañero de la agencia que vio sus dibujos le dijo: “Tú te tienes que dedicar al arte”, le preguntó cuántos dibujos tenía y le sugirió enmarcar sus trabajos y abrir una cuenta de Instagram, y así de pronto, cashi shin querer, Arantxa pasó de ser una chica en una agencia de publicidad a la que le gusta dibujar, a ser AXR, artista mexicana, visionaria, que hipnotiza con sus obras a las que transporta a la tercera dimensión.

El éxito llegó de a poco, los seguidores en Instagram empezaron a crecer y un buen día recibió un correo electrónico que la llevó a dar un salto, como ella misma lo describe.

Arantxa recibió un correo electrónico de Ethos, una promotora y difusora de nuevos talentos mexicanos. El correo era una invitación para montar sus dibujos en una exposición. Ahora ya la cosa iba en serio. AXR analizó su momento, ya no estaba agusto en la agencia y había recibido una invitación para exponer su trabajo, así que hizo lo que sintió que debía hacer, renunció a su empleo para dedicarse completamente a hacer lo que realmente amaba. Cerró los ojos, abrió las alas y dio el salto definitivo. 

A partir de ese momento AXR se ha quedado en el gusto del público. Ganó un concurso de COMEX y quedó entre los diez finalistas de un concurso de PLAYBOY. El día de hoy nos reunimos para platicar con ella en su primera exposición individual.

“Antes que nada te la tienes que creer”

 -¿En qué momento te la empezaste a creer?

Antes que nada te la tienes que creer. Si no te la crees no la vas a armar. Una vez que te la empiezas a creer te empiezan a pasar cosas que complementan esas creencias.

Yo descubrí que dibujar es lo que más me encanta hacer, y fractales. Lo primero es creértela y una vez que te las crees y tienes perseverancia en tu sueño es cuando empieza a caer la miel.

-¿Por qué fractales?

Fue casi sin querer, como la canción de Ximena Sariñana, porque empecé a dibujar triángulos. De hecho, los primeros fractales fueron círculos y empecé con otras figuras geométricas y poco a poco fue saliendo la estrella. Para identificar mi obra, a excepción de algunas fotos de chicas que he fractalizado, siempre parte de un centro. A veces la estrella es súper triangular, a veces la estrella es redonda, va cambiando el pétalo, por así decirlo, pero siempre parte de un centro.

Un día dibujé una estrella y empecé a ponerle piquitos, me di cuenta de algo muy interesante, si yo parto del centro y empiezo a hacer piquitos a todo, descubro que el dibujo termina porque termina el lienzo, pero en realidad este dibujo es interminable, por eso me encanta pintar mural, en los murales puedes extender el fractal a todo lo que da. Entonces es eso, todos mis dibujos son interminables.

-¿Todas tus obras son a mano o te ayudas de algunas herramientas?

Todo es a mano, no uso nada de escuadras ni compás ni nada. A veces no sé de dónde salió, te juro que es como una inspiración divina. 

-Para algunos artistas es difícil encontrar su “marca” pero tus obras tienen tu sello completamente.

Sí, me encanta eso, tengo como cierto tipo de trend, pero también, siendo súper sincera no sé si toda la vida haga fractales. Me encantan, los amo, pero capaz que vuelvo a regresar a los círculos o aprendo a dibujar a lápiz, no sé...

-¿Te inspiras o te descargas?

Un poco de las dos, por ejemplo Rage, lo dibujé literal, en hoja de cuaderno, ni siquiera le corté el borde y lo enmarqué así porque dije, así es. Me salió este fractal medio rojo, medio agresivo y se va llamar Rage, sin embargo, en la parte de atrás hay una leyenda que dice: “Los dramas de la vida son una comedia mal leída”. Algunas obras son una descarga y algunas son una inspiración. Crazy California sí fue hecho especialmente para que se vea en 3D porque conocí a Sara Durán, es la reina de los mandalas en México. La conocí un día sin querer en Coyoacán, cuando entré a su tienda me volví loca, vi que todo era en tercera dimensión. Le mandé un mail como fan stalker y le dije “te tengo que conocer”, y me acerqué a esta señora que es una preciosa, divina, y ella me enseñó a pintar en tercera dimensión. Crazy California sí salió de inspiración.

-Entonces fue tu siguiente paso.

Claro, yo creo que como artista, bueno, como ser humano en general, siempre tienes que evolucionar por que si no te frenas y nada en el universo es estático, todo es movimiento, entonces tienes que evolucionar, tienes que creer, tienes que ser humilde , aceptar errores y tomarte todo como crítica constructiva, yo creo que es lo que más va a enriquecerte como persona y a tu obra. Si tu obra se enriquece es porque tú te enriqueces como persona.

-El éxito te llegó y no tenías ese plan, pero hay mucha gente que quiere llegar a ser “gran artista”. ¿Qué mensaje le podrías dar a toda la gente que está luchando?

Yo les diría que se preguntaran, ¿para qué?, ¿para qué estoy luchando?, ¿para qué estoy pintando?, ¿para qué estoy haciendo tanta obra?, ¿para qué quiero hacer una exposición individual?, siempre preguntarte para qué y nunca por qué. Mi para qué, lo dice claramente mi leyenda: “Crea tu propia filosofía, yo sólo quiero inspirar”. Cada quien hace lo que quiera hacer. Si yo puedo ser inspiración para que algo en tu vida sea para bien, y no soy perfecta, soy mega humana, pero trato. Entonces es tratar, ¿para qué tratar? Para tratar de hacer un mundo mejor por medio de mi obra, para que la gente la vea y se meta a la teoría de los fractales y entienda que hay una interconexión entre todos nosotros y que en realidad el cambio masivo que va a haber en este mundo es hasta que cada quien cambie de adentro. Mi obra representa los fractales, esa unión, esa perfección que hay en el universo.

Algunos artistas que me han inspirado muchísimo en mi camino son Pedro Friedeberg, de hecho tengo una obra especialmente para él. Espero poder conocerlo pronto y darle una obra que literal se llama Friedeberg. Y no la hice pensando en él sino que la acabé y dije: “Esto es Friedeberg”. Se la voy a regalar.

Vasarely, el padre del Op Art de los sesenta que todo lo que hacía parecía que lo hacía con una computadora y lo hacía con su mano. Me vuelve loca.

Escher el padre de las teselaciones, lo que es arriba es abajo. Me encanta Escher.

Y, obviamente, Alex Gray porque es artista visionario.

“ Yo me considero visionaria. Los artistas visionarios son los que tratan de reflejar cierta espiritualidad por medio de su obra.”