Svetlana Alexievich: El premio Nobel de la Literatura 2015

Hablando de los espacios que ocupamos las mujeres en el mundo del arte contemporáneo, estamos más que contentos por el recibimiento del premio Nobel de Literatura 2015 a la décimocuarta mujer en ser galardonada por la Academia Sueca, además de ser la primer periodista en obtenerlo 

Pero, ¿quién es Svetlana Alexievich? La escritora nació en la ciudad ucraniana Ivano-Frankivsk en 1948. La familia se mudó a Bielorrusia debido al trabajo militar de su padre. Allí fue donde ella estudió periodismo en la Universidad de Minsk, donde cursó desde 1967 hasta 1972.

Al finalizar sus estudios, trabajó durante varios años como periodista antes de publicar su primer libro en 1985: “La Guerra No Tiene Nombre de Mujer” donde la autora, con una gran óptica doméstica, visitó alrededor de 100 pueblos y ciudades para recopilar las confesiones de más de 200 mujeres que aspiraban en convertirse en esposas y madres, y se les forzó a unirse al serivico militar junto con otro medio millón en la Gran Guerra Patriótica de la Unión Soviética. 

Años después se le reconoció por las crónicas desgarradoras sobre la tragedia de Chérnobil y el desastre en Afghanistán consiguiendo efectos muy íntimos, con una potente voz de quien describe una tragedia griega hiperrealista.

Su estilo como escritora y reportera construye narraciones de gran impacto, sobretodo en el contexto en el que la mujer se ha tenido que empoderar después de la Segunda Guerra Mundial. "He escogido un género donde las voces humanas hablan por sí mismas,” comenta la ganadora a sus 67 años, quien ciertamente, se convierte en la fémina que relata las cosas tal como son para plasmarlas en papel y acomodarlas en la transmisión de la injusticia terrenal -actual. Junto al escritor japonés Haruki Murakami, y el novelista keniano Ngugi Wa Thiong’o, era de los favoritos por la Academia, pero la bielorrusa destacó hoy por que su obra es un monumento al valor y al sufrimiento de de nuestro tiempo.

¡Muchas felicidades, Alexievich, no sólo por ser de las pocas mujeres en tener una notoriedad léxica a contracorriente, sino por integrar el periodismo en la rama de la literatura!