En exclusiva con Gerard Way: "Mi conexión con los fans de México es muy profunda y no puedo explicar por qué".

Gerard Way nos habla de cómics, música y su nuevo disco 'Hesitant Alien'.

Enrique Fabela

Un sensible artista de una ciudad industrial y peligrosa de Nueva Jersey le encuentra sentido a su vida a través de la música de Oasis, Blur y Pulp. Un fan de los cómics canta sobre cómo entiende la vida de miles de adolescentes solitarios alrededor del mundo. Miles de ellos gritan sus canciones sobre muerte y salvación. Un escuadrón con uniformes son etiquetados de una manera equivocada y odiados por eso y más. Estos son aliens que existen y se tienen los unos a los otros. El escenario anteriormente descrito no es un guion sobre la historia de un extraterrestre superstrella (Ziggy Starwho?), sino lo que fue My Chemical Romance, controversialmente una de las últimas grandes bandas que logró reunir a un gran número de fans bajo el mando de una guitarra distorsionada y un coro lleno de esperanza y/o dolor. Conjuntó la sinceridad del emo, el romanticismo del gótico y la furia del punk, y capturó la imaginación de gran parte de una generación con canciones que siempre permanecerán muy cerca de sus corazones.

Hoy My Chemical Romance está muerto: “So long and goodbye”, como dice el coro de “Helena”, una de sus canciones más reconocidas. El fenómeno cargado de sentimentalismo y con vestimenta coordinada se fue en una explosión de color y distorsión. De sus cenizas llega el vocalista Gerard Way con un nuevo deseo de hacer música, esta vez con la elegancia del más sofisticado pop y las esquinas ásperas del más clásico rock, como se escucha en su nuevo disco Hesitant Alien.

“La transición de MCR a mi carrera de solista primero fue, obviamente, muy dolorosa”. Nos explica Way en las oficinas de Nylon Español. “Hubo un periodo de luto aunque sabía que no había manera de que continuara, pero me sentí triste por el final. Entonces empecé a componer sin que pensara que estaba convirtiéndome en un artista solista... no sabía qué hacía. De pronto me di cuenta que tenía esta colección de canciones. Al principio pensé que iba a formar otra banda, pero hubo un cambio de planes”. Sobre la inspiración de estas canciones, Gerard platica: “Siento que la situación en la que estaba antes no era muy saludable por muchas razones. Estas canciones salieron por el deseo de hacer algo, lo que sea, de seguir adelante sin mirar atrás, de divertirse y ser tan abstracto como quisiera”.

El nuevo sonido de Gerard es muy diferente al de MCR. Las canciones más bien tienen un sonido contenido, sin grandes desplantes de emoción, pero sí mucha melodía contagiosa y arreglos más convencionales; inclusive su voz se escucha más dócil. “Estaba acostumbrado a que mi voz sonara de una manera en el estudio. No cambié para esconder mi voz o a mí mismo, sino para desafiar todo lo que sé sobre cantar”. 

Dicho esto, algunas cosas no cambian. “La reacción ha sido increíble”, nos cuenta. “Excedió más de lo que pude imaginar. Pensé que iba a tener que empezar de cero y que iba a tener que tocar en lugares pequeños, y estaba bien por mí. Pero salgo y en todos lados donde hemos tocado la gente escucha estas canciones por primera vez y quieren pertenecer a ellas. Es muy bueno”.

Hesitant Alien es la excusa perfecta para que Gerard explote una parte grande de sus influencias: el britpop. Canciones como “Millions” y “Zero Zero” cuentan con coros y melodías que no sonarían fuera de lugar en discos de Supergrass o Manic Street Preachers, lo cual puede ser un poco sorpresivo para quienes son fans de The Black Parade. ¿Cuál es el appeal del britpop para Way? “Vengo de una clase trabajadora, conectada con una parte muy pobre de Nueva Jersey, muy industrial.” Nos explica. “No pensaba que iba a poder salir de ese ambiente, mucha gente que conozco lo pensaba y la música que escuchaba de Inglaterra básicamente hablaba de eso. Canciones como “Common People” [de Pulp], o bandas como Blur que querían algo mejor... digo, ¡tienen un disco que se llama Modern Life Is Rubbish! Todo fue por las letras. Nunca conecté con el grunge, pero sí con esta música británica”.

Existe un paralelismo en la música que inspira a Way y la que hace. Es sabido que en México, My Chemical Romance tienen muchos fans, y que a la vez, nuestro país tiene un lugar muy especial por el britpop. Preguntamos a Gerard si piensa que hay un vínculo entre ambas cosas. “Mi conexión con los fans de México es muy profunda y no puedo explicar por qué. He conocido a más fans mexicanos o de las comunidades latinas que son muy fans de MCR y le entienden. Simplemente lo entienden. Veo a alguien como Morrissey que tiene muchísimos seguidores mexicanos y son muy dedicados. Siempre sentí que lo entendían de una manera mejor que yo. Así es como siento que los fans mexicanos de MCR le entienden”. El trabajo de Gerard hasta el momento había sido marcado por conceptos, historias interconectadas y looks muy específicos, inspirado por su fanatismo por los cómics. Para Hesitant Alien, ahora se apoya en imágenes más sencillas, pero marcadas y sin un concepto en específico. “Es un poco más caótico pero no está planeado para ser caótico como lo fue [el cuarto disco de MCR] Danger Days. Eso me gusta, que puedo cambiar; es algo muy liberador y divertido. Sacar algo sin un concepto fue el nuevo reto. Ahora que ya lo hice tal vez haga algo conceptual para el próximo disco. ¿Quién sabe? Después de todo, todo es conceptual, ¿no? Nada más no lo estoy diciendo”, explica entre risas.

 “Creo que ahora lo que hago está más en sintonía con mi lado de cómics”. Reflexiona acerca de la relación entre su parte conceptual y su amor por los cómics que ha sido tan grande que hasta es autor de The Umbrella Academy. “Por desgracia, como es un nuevo comienzo, es muy difícil que haga cómics, no tengo tiempo. Los extraño, son una parte muy grande de lo que hago. No pienso que los deje de hacer”. A la vez, uno de sus más grandes aliados es Grant Morrison, una de las mentes más brillantes del mundo de las historietas. En su libro Supergods, en el cual traza una cronología de este tipo de arte, menciona a MCR como artistas que utilizan el lenguaje de los cómics para hacer música. “Fue alguien que me ayudó a entender lo que estaba haciendo en un momento en el que yo mismo no entendía. Nos conocimos cuando The Black Parade estaba en su apogeo, estábamos a pocos días de tocar en foros enormes en Europa y Estados Unidos. Fue muy grande lo que me dijo viniendo de alguien que admiro tanto”. 

Es increíble pensar que han pasado ya 10 años de la salida de Three Cheers For Sweet Revenge, el disco que dio a conocer a My Chemical Romance a un público mayor. Muchos de sus fans pasaron de entrar a la adolescencia a ser adultos en ese lapso. “En el ambiente musical no había bandas como nosotros, había bandas que eran pop punk o que eran residuos del nu metal, que objetivizaban a las mujeres, lo cual estaba completamente en contra de lo que nosotros queríamos. Socialmente estábamos en contra de lo que pasaba en la música moderna, también sónicamente”. 

Gerard Way entra a una nueva etapa, pero apenas comienza. Por un lado ya ha vivido toda una vida con el lujo de la perspectiva que le dan esos años. Al finalizar nuestra plática, Gerard habla por él, pero bien podría hablar del mundo de la música de hoy en día. “Gran parte [de la separación de MCR] fue por lo mucho que había crecido la máquina. Pienso que debemos hacer una nueva máquina. No es porque tema a la otra, tampoco es para corregir los errores que cometí en el pasado; es sólo hora de una nueva. Las cosas van cambiando tan rápido que es probable que los shows que toque el año que entra serán muy diferentes, sonarán muy diferentes. Ya veremos qué será esa nueva fase”.