Ex-guitarrista de Mac Demarco forma su propia banda: Homeshake

Ben Magaña escucha discos y pasa el rato en shows, para luego llegar a casa ponerlo en letras y contarlo todo. En esta ocasión fue a Hideout en San Diego, California para ver en vivo a Homeshake


HOMESHAKE
, grupo musical proveniente de Montreal, Quebec, se presentó en el Hideout, un pequeño bar en San Diego, California el pasado viernes 28 de agosto, y me tocó presenciar su set de una hora ante 100 personas. Fue un deleite poder presenciar un acto en donde se sabe y siente que se impera un aire de innovación, se está viendo a un grupo de rock completamente en su elemento, y sonando como nada suena, ni siquiera rock. Peter Sagar es el líder de la agrupación, su fundador y compositor de los temas. Armado de un secuenciador, cajas de efectos y su guitarra Phantom en forma de gota, Sagar logró muestras de autoridad en el escenario, cosa nada común en la música contemporánea actual. La evidencia fue que durante la canción “Cash Is Money” llevó al grupo a una pausa en media canción. Una cuarta parte del público hablaba a gritos pero rápidamente se vio como todos en el inmueble guardaron silencio. Sagar rasgueó a cuatro en su guitarra y la pieza prosiguió. Un breve pero estruendoso aplauso procedió. Sagar ofreció comentarios irónicos y graciosos ya que alteraba su voz con su caja de efectos. La música en vivo de HOMESHAKE es el punto a favor de su show. Estamos hablando de un grupo que sus influencias están ancladas en el funky rock de estudio de los 70, cuando la música era por extensión homogénea y siempre podía sonar tan blanca como  negra. El ejemplo ideal de la raíz del sonido de HOMESHAKE es Steely Dan. Ellos eran músicos de músicos, lo que los músicos de toda raza y procedencia escuchaba. A pesar de la increíble virtuosidad que caracterizó toda su obra, Steely Dan sigue teniendo una deleite flexible para el escucha. Esta ola de canadienses en sus 20 tiene muy acertado el factor Easy Listening, y parten hacia un groove que resulta stoned y bailable, ya que cuentan con una sección de ritmo que se defiende ante las épocas. Así es, con un bajo Hofner y un set de percusión exageradamente minimalista (bombo, tarola, contratiempo y un platillo crash) que mantenían unos ritmos que se remontan a Shuggie Otis y Al Green, con el coolness de Steely Dan. Fue muy claro en el shows lo agradable que es ir a un concierto y sentir el hipnotismo de un artista hacia su público. HOMESHAKE son un grupo de esta década, con todo lo que han hecho quedando registrado en este tiempo. Hasta al momento, estos canadienses sin duda se unen a la historia musical de los 2010. Su segundo álbum Midnight Shack sale a la venta pronto. Aquí su álbum debut de 2014: In The Shower.