In Real Life: Clases de Baile de Beyoncé en Brodway Bodies

Are you here for Beyoncé? (¿estás aquí por Beyoncé?) Esa es la primera frase que escucho al entrar. En mi mente pienso: si consideramos ese sueño secreto que todas las mujeres tenemos de un día despertar transformadas en la reina del R&B o siquiera parecernos un poquito a ella, entonces la respuesta es si. Pero claramente no se refería a eso. Son las 8 de la noche en Nueva York, el frío está en su punto más alto, las calles nevadas y el cielo está de noche desde las 5 de la tarde. Aún así más de 20 mujeres (y un hombre) esperan ansiosos por el comienzo de la clase – por supuesto, me incluyo dentro de esa ansiedad.

Estoy en Brodway Bodies, una academia que hace tiempo llamó mi atención en la búsqueda por clases entretenidas que no significaran entrar a un gimnasio – por que ya he comprobado que eso de las maquinas no es lo mio. Y con clases como “Lunes de Michael Jackson”, “GLEEful Class”, “Broadway Cardio: y “Top of the Pop Charts: Beyoncé”, quien no se motivaría a poner el cuerpo en marcha y sentirse una estrella por una noche. Así, por primera vez me aventuré a una de sus clases y, por supuesto, quise comenzar con la más popular y solicitada: Beyoncé.

Confieso que temía un poco sobre lo que pasaría. Si bien las clases son abiertas a todos los niveles, pensaba “estas mujeres deben estar viviendo hace meses, seré un monito de gominola, todos se reirán de mi y tendré que salir corriendo y llorando por las nevadas calles de Nueva York”. Ok, un poco de exageración no le hace mal a nadie. Pero Alistair – la coordinadora del lugar – te hace sentir todo el tiempo tan bienvenida que sientes que formas parte de una familia, por lo que la vergüenza poco a poco te va abandonando. Y si a este punto aún queda algo entonces con la legada de Mitchell, el profesor que dictará la clase, se va por completo y te transformas de inmediato en Mrs Carter.

¿Qué puedo decir? Siento que fui a una fiesta. Jamás se me cruzó por la cabeza el concepto “clase”. Mitchell hace de la experiencia algo tan entretenido y con tanto espacio para las preguntas, probar y equivocarse que jamás te sientes en competencia con nadie. El ambiente femenino se enciende y -supongo que potenciadas por la música y la imagen de Beyonce- la sala se llena de sensualidad y de pronto todas nos transformamos en sexy ladies who run the world. Lo interesante es que las coreografías no son ni extremadamente complicadas ni del todo simples, y el método con el que Mitchell enseña y te empodera a cada momento para lograrlo hace que casi sin darte cuenta cómo estés haciendo la coreografía y actuando el mejor videoclip de tu vida.

¿Volvería? TODOS LOS DIAS si fuera posible. Como dije, la clase es tan entretenida y libre de prejuicios que más se compara a una junta con amigas en un bar sólo que nuestro alcohol es el baile, la música a todo volumen y entrar en calor en el extremo invierno de la ciudad.

Si viven o están en Nueva York y quieren pasar por esta experiencia – o alguna de sus otras clases que seguramente son igual de entretenidas y en lo personal muero por probar – no duden en visitar su sitio web http://broadwaybodies.com/classes para más info de las cases y días.