In Real Life: maquillándome con tutoriales de YouTube

En su columna "In Real Life", nuestra colaboradora Carolina Malis, prueba distintas experiencias. Esta ocasión te platica cómo le fue maquillándose con un tutorial de Youtube.

El tema del maquillaje ha sido siempre de doble filo para mi. Si bien no reniego de maquillarse para sentirse mejor, potenciar tu autoestima o lograr el look que queremos, nunca me he considerado una dependiente de los cosméticos. Por supuesto adoro entrar a tiendas como Sephora y soñar con el día en el que tenga un cuarto solo para mí repleto con todos esos esmaltes, labiales, sombras, bases, etc., pero no soy de aquellas que deben cuidar sus impulsos por comprar maquillaje compulsivamente. Y es que nunca he logrado integrar del todo las técnicas de maquillaje que supuestamente me favorecen o no, los colores, donde se aplica la luz o la sombra y esa cantidad de reglas de iluminación para poseer un rostro más cercano a la “perfección” que al parecer todas debiéramos manejar.

Por lo mismo es que quise aventurarme por primera vez a probar uno de estos tantos millones de tutoriales de maquillaje que encontramos en YouTube en los que paso a paso vas aplicando el maquillaje junto a la blogger para lograr el resultado ideal. Quizás aprenda algo, ¿no? 

Opté por una de las más populares bloggers del momento: Zoella, una chica británica que ha logrado conquistar las redes sociales con sus tutoriales de maquillaje, peinado y demás videos entretenidos que cautivan a sus millones de seguidores alrededor del mundo. Y para estar acorde con la época me decidí a probar su maquillaje Otoño/Invierno, donde el enfoque principal estaba en los labios (sección de mi rostro que debo admitir desde ya siempre ha sido zona de conflicto pues es extremadamente pequeña y nunca he sabido cómo maquillarla para que no se vea aún más pequeña).

Entonces ahí estoy, sentada frente a la computadora y el espejo, lista para seguir los pasos de Zoella y mi primer obstáculo aparece: no tengo los mismos maquillajes ni los mismos pinceles... Ok, intentaré hacer lo que pueda con lo que tengo. Zoella es entretenida y explica las cosas de modo simple por lo que es fácil seguirle el paso, pero confieso que en más de una ocasión no supe cómo llegó de un punto al siguiente – sí, hubo mucho de improvisación en esta experiencia.

Creo que a fin de cuentas todo tiene que ver con la práctica. Lo menos complicado fueron los ojos, pero puede ser debido a que a pesar de mi negación al maquillaje siempre pongo algo de rimel, delineador y sombra en en ellos, por lo que mis dedos saben un poco más sobre como aplicar productos en esa zona, pero con otras técnicas sentía como si estuviera dando pinceladas al azar en un lienzo.

Finalmente el resultado fue bastante distinto, pero a fin de cuentas, es utópico pensar en quedar como ella: en primer lugar somos personas con rostros muy distintos, en segundo lugar estamos usando productos diferentes y en tercer lugar, por muy explicativa y buena guía que Zoella pueda ser estamos entablando una relación en un tiempo y espacio diferente a través de una pantalla.

Así que un absoluto SI a los tutoriales porque sin duda te ayudan a entender tu propio rostro y saber qué es lo que funciona en ti y lo que no (a modo de ensayo y error) pero NO a creer que son la respuesta definitiva al “como debemos maquillarnos”.