Jurassic World: El Parque Jurásico Que Esperábamos

Nuestro director de fotografía fue a ver la esperada secuela de dinosaurios y te cuenta cómo estuvo


Desde muy niño he sido fan de los dinosaurios. Solía ver todo el tiempo The Land Before Time, película que cuenta las aventuras de “Little Foot” y que salió en 1988, el año en que nací.
 
En 1993 tenía 5 años y Jurassic Park había llegado a las salas de cine. Recuerdo que veía los trailers en la televisión y le pedía a mi mamá que me llevara. Después de insistir, aceptó y esta se convirtió en una de las primeras películas que vi en el cine. Nos acercamos a la taquilla y la vendedora de boletos le dijo a mi mamá que no era una película apta para mí, a lo que sólo contesto “Es mi hijo, yo estoy con él y quiero que vea esta película”. Entré, me senté, la vi y sólo recuerdo que esos fueron los minutos mejor disfrutados de mi niñez. Claro, no entendí, todo era un “eyecandy”. Para mí, el ver dinosaurios: velociraptores, T-rexs y otros que ni puedo nombrar, se sintió muy real. Cuando salí del cine, estuve imitando a un velociraptor todo el camino hacia mi casa. Esta película marcó mucho mis gustos.
 

 

Después de unos años,  salió Jurassic Park 2, a ésa fui con mi papá. Estaba muy emocionado por ver la secuela, eran más dinosaurios ¡Y lo mejor de todo, es que salía San Diego! pensar que podría ver un T-Rex cruzando a la ciudad vecina –Yo vivía en Tijuana–me fascinaba la idea. Claro, nunca pasaría ¿pero qué le puedes decir a un niño fan de los Dinosaurios? que lo único que sueña es ver a uno de verdad alguna vez. La disfruté mucho, igual, lo cual desafortunadamente no puedo decir de Jurassic Park 3, donde algo raro pasó y no la aprecié. Pero mejor pasemos a lo que todos nos interesa:
 
El parque lo conocerás a través de Owen (Chris Pratt) y Claire (Bryce Dallas Howard), ambos personajes que trabajan en el parque. El primero es un experto en la vida de los dinosaurios y su fuerte son los velociraptores, Claire es una de las managers de Jurassic World, y una de sus labores más importantes es el elevar y mejorar la experiencia que tiene el visitante en el parque, para ella los dinosaurios no son suficientes así que junto a los científicos comienzan a crear una nueva especie llamada Indominous Rex, para captar la atención de todo el mundo por ser el primer dinosaurio híbrido que sorprenderá al espectador.
 
 
 
 
 
 

Una vez sabiendo mi background fanático de la era prehistórica, les puedo contar lo siguiente: el niño volvió a nacer.  Al fin podemos ver un Jurassic World, el sueño del Doctor Hammon. El parque “beta” ya es algo real, un lugar con más de 20,000 asistentes al día en la Isla Nublar. Jurassic World es un lugar planeado a la perfección: cuenta con un área para niños donde puedes jugar con Dinosaurios bebés, o bien, si quieres verlos más de cerca, puedes subir a una Gyrosphere donde puedes ver cómo viven los Dinosaurios en su hábitat natural.

A la historia se suman los sobrinos de Claire, Gray (Ty Simpkins) y Zach (Nick Robinson), que están de visita en el parque después de ser mandados ahí por sus padres. Gray, el hermano menor, está emocionado por todo lo nuevo que aprenderá dentro del parque, pues como cualquier niño normal,  un dinosaurio será la máxima de sus emociones, aunque su hermano mayor no piense lo mismo.
 
 
 

El director Colin Trevorrow, a lado de Steven Spielberg como productor, hizo un excelente trabajo. Desde el intro con la legendaria musicalización que alguna vez todos tarareamos, hasta el fin donde nos dieron a conocer el parque como siempre tuvo que haber sido: un parque en acción. A los fans que llevábamos tiempo esperando, nos hizo suspirar más de una vez en la función debido a todas las referencias que hay de la película de 1993. Me parece que es la bienvenida a una nueva etapa del Mundo Jurásico. Los nuevos personajes lo hicieron bien, y se ve que Spielberg quería esto; abrir las puertas del parque a nuevas generaciones y dejar descansar un poco a los antiguos personajes, dejarlos en un lindo recuerdo.
 
Lo emocionante comienza cuando algo sale mal, como suele ser el caso en las películas de acción. En efecto, el humano es aquel culpable de este error. Indominus Rex escapa y con ello, se desata una serie de eventos que nos pondrán a la expectativa y con esto daremos una visita más amplia al parque, conociendo cada rincón y algunas especies nuevas de dinosaurios. De ahí, comienza la lucha por la supervivencia ¿qué hará Claire con sus más de 20,000 asistentes? Trevorrow nos crea una conexión con los dinosaurios que es única. Creo que es la primera vez que puedes sentir realmente algún tipo de sentimiento con ellos. Anteriormente salía un velociraptor matando a un humano y sólo nos impactábamos, sin pensar en el dinosaurio como un personaje humanizado. El hecho de que ahora veas a Indominus Rex y te hagan odiarlo en vez de admirarlo como lo hacías con el T-Rex, ya está difícil, un punto más para el director.
 

 
Puedo cerrar y recomendarles ampliamente la película. Una función que no pueden perderse este fin de semana en su cine más cercano. Recuerden ir acompañados de su niño interior y claro, llevar a sus sobrinos, hijos o cualquier otro niño y dejarse llevar por esta nueva aventura que Universal Pictures trae para ti: Jurassic World, el parque que esperábamos.
 
Chris Pratt creó un personaje que ama genuinamente a los dinosaurios, un lado gentil no usualmente visto en la franquicia. Al mismo tiempo, nos muestra lo badass que puede ser para controlar las situaciones peligrosas que enfrenta. ¿Y qué decimos de la guapísima Bryce Dallas? Me encantó, una chica con un personaje sofisticado y cambiante de principio a fin, quiero una tía así ¿se podrá? Ambos le hicieron justicia a la franquicia de Jurassic Park, ésta es la secuela que estaba esperando. Habrán muchos comentarios respecto a los dinosaurios “no tienen congruencia”, “no se parecen”, “¿qué no tenían plumas?”,  “¿Cómo los velociraptors pueden ser domados?”. Recordemos que la historia de Jurassic Park, novela de John Michael Crichton, nos narra que los dinosaurios son creados con diferentes cadenas de ADN, donde complementan uno con otro para tener una aproximación al producto final. Todo es posible, científicamente comprobado, así lo dice IGEN y el libro ¿no?