La televisión en el 2014

Un resumen de lo mejor y peor de la televisión

Frank Ockenfels/AMC

La manera en que vemos televisión ha cambiado, y no me refiero únicamente al aspecto tecnológico, ya que cada vez más personas ven, en smartphones, tablets o a través de servicios de streaming, series hechas para la televisión. 2014 fue el año en que nos acostumbramos a considerar las series norteamericanas como un medio válido de expresión artística, con todos sus méritos y defectos. Si en los 90 ser fan de una serie como Los Expedientes X o Buffy era visto como algo raro, ahora las charlas de sobremesa pasan sin ningún problema de la música al último capítulo de las series producidas por cadenas como HBO o Showtime.

Ahora que concluye el año, Nylon Español presenta algunas de las series perfectas, acaso las mejores del año, para enfrascarte en una sesión compulsiva de varios capítulos. 

5. The Walking Dead (AMC)

Un extraño caso de una serie que después de un gran inicio cayó en un bache terrible del cual logró reponerse luego de dos temporadas para el olvido. Basada en el cómic creado por el escritor Robert Kirkman y los ilustradores Tony Moore y Charlie Adlard, esta serie desarrollada por la cadena AMC parece haber encontrado un ritmo óptimo con su tercer showrunner, Scott Gimple. Aunque la historia busca ser una especie de análisis de los alcances de la depravación y heroísmo a los que puede ser capaz de llegar la humanidad en una situación post-apocalíptica, seamos sinceros: la mayoría estamos ahí para ver a Rick, Daryl y al resto del grupo disponer de las hordas de zombis de las maneras más creativas posibles. Y eso no es necesariamente malo. Al contrario, puede ser sumamente satisfactorio y divertido. 

4. Mad Men (AMC)

La historia de Don Draper puede parecer sumamente superficial, una especie de "telenovela para hombres" con ritmo lento y de escaso interés. Un ejecutivo de la Avenida Madison de Nueva York, mujeriego, alcohólico, homofóbico y misógino (y cualquier otro adjetivo que se les ocurra) durante la era dorada de la publicidad corporativa, cuando productos "peligrosos" como el alcohol y los cigarros podían ser anunciados libremente. Sin embargo, la serie dirigida por Matthew Wiener y estelarizada por John Hamm en un papel que lo ha dejado marcado de por vida, se ha convertido en la historia de la caída de un hombre con doble personalidad que estuvo en la cima, pero que no pudo adaptarse a  los nuevos tiempos y a los cambios de la sociedad que alguna vez dominó como patriarca blanco, anglosajón y protestante. La vida laboral y familiar de Don Draper atraviesa desde los últimos años de la generación beat hasta la comercialización de la ideología hippie, todo ello relatado con una atención impecable al detalle. Mad Men finalizará en 2015 y ahora es un momento excelente para comenzar a verla.

 3. True Detective (HBO):

Ocho capítulos. Tomó apenas ocho sorprendentes capítulos de una hora para volver a colocar a dos grandes y sumamente desperdiciados intérpretes como Woody Harrelson y Matthew McConaughey en la lista de grandes actores norteamericanos. La serie producida por Nic Pizzolatto tomó fragmentos del cine negro, de la cultura mestiza de Luisana, además de algo de literatura del siglo XIX y el cine de terror, para crear una sorprendente amalgama narrativa cuyo defecto, quizás, sea el haber concluido en algo vergonzosamente parecido a un final feliz (dato curioso: ese fue el mismo defecto de otro trabajo de McConaughey presentado este año, la cinta Interestelar). Sin embargo, True Detective y su narrativa sobre la religión y la capacidad corruptora del poder termina siendo más fuerte que la suma de todos sus defectos. Recomendada para todos aquellos que gusten de series lo suficientemente densas como para abrir 20 páginas diferentes de Wikipedia, IMDB y TV Tropes cada capítulo.

2. Game of Thrones (HBO):

Game of Thrones, ¿qué vamos a hacer cuando te acabes? ¿Qué fenómeno de la cultura pop volverá a unir tanto al mundo geekcomo a la escena hipsteren una adoración tan unánime? ¿Qué vamos a hacer sin ti, George R.R. Martin? La adaptación televisiva de la saga de la Canción de Fuego y Hielo  sigue rompiendo récords como una de las series más descargadas de manera ilegal en internet, y sus actores son adorados casi como dioses vivientes en eventos como la Convención de Comics de San Diego. Esto es aún más sorpresivo si tomamos en cuenta la facilidad con la que el material original y la adaptación a cargo de David Benioff y D. B. Weiss desechan personajes consentidos del público de maneras brutales e inesperadas, como muchas veces ocurre en la vida real. Con escritores, actores o productores menores esta serie podría caer en excesos o ridículos. Pero una combinación de altos niveles de producción, una historia épica (en verdad épica) y grandes actuaciones de revelaciones como Emilia Clarke y el imponente Peter Dinklage, han creado una serie que en cualquier otro caso sería lo mejor del año, pero...

1. Hannibal (NBC):

 La mejor serie televisiva transmitida en Estados Unidos en el 2014 no es un éxito rotundo de audiencias y ni siquiera es transmitida por cable, en donde podría aparecer sin las ataduras provistas por la censura existente en la televisión abierta. Hannibal utilizó como base la novela Red Dragon de Thomas Harris para crear un universo en donde el mal, a pesar de nuestros inútiles esfuerzos por combatirlo, ya ganó. Con un elenco digno de cualquier producción cinematográfica —los excelentes Madds Mikkelsen, Hugh Dancy, Lawrence Fishburne, Gillian Anderson y Michael Pitt— y una dirección de arte que deja a muchos productos de Hollywood mordiendo el polvo, Hannibal ha logrado sentar un nuevo estándar de excelencia televisiva que no se veía desde las épocas de Millenium, aquella serie producida por Chris Carter en los noventa. Bryan Fuller y el resto de su excelente equipo han logrado convertir el horror, la depravación y la maldad de un personaje como Hannibal Lecter (y sus elaborados despliegues tanto culinarios como sanguinarios) en una obra de grandes alcances artísticos, y eso es algo que no se ve todos los días. Otras series recomendables que por poco no alcanzaron a estar esta lista: Boardwalk Empire (HBO)que concluyó este año y Silicon Valley (HBO), una original comedia de corte tecnológico desarrollada por el genial Mike Judge, el mismo de Beavis y Butthead e Idiocracy.

 

Lo peor del 2014

Por razones de simple salud mental no me extenderé tanto en describir las que considero las peores series del año, así que bastará con enumerarlas junto con una breve descripción. Girls (HBO), es una de las peores series del año por su notoria insensibilidad y falta de diversidad racial. Selfie (ABC), comedia que ya fue cancelada, merece el olvido por basarse en una premisa tan superficial y endeble. The Big Bang Theory (CBS) y Two and a Half Men (CBS) merecen irse al basurero de la historia televisiva por ser fórmulas agotadas y por su uso de chistes malos y estereotipos ofensivos. Bones (FOX) merece irse al carajo por ser una vulgar telenovela disfrazada de "dramedia".