Mint Field: El inicio de una banda de culto en Tijuana

Texto por Erich E. Mendoza

¿Cómo describir a todos esos sentimientos y emociones que llegan cuando uno se coloca los audífonos?

El proceso de buscar, elegir una banda, seleccionar un material y explorar uno de sus tracks, es mucho más personal de lo que uno aparenta. ¿Qué esperamos? ¿Qué buscamos? ¿Qué es lo que pretendemos cuando nos tomamos el tiempo para desconectarnos del mundo, y conectarnos con nosotros mismos a través de los proyectos de otras personas?

Escuchar música es un ritual y bandas como Mint Field, logran conectarnos con ese mismo concepto. Separándose del obscuro shoegaze al que tanto nos habíamos acostumbrado en la escena independiente mexicana, este trío originario de Tijuana –cuya propuesta se asemeja al campo semántico de proyectos como Vaya Futuro y Fernand– ofrece iluminados y coloridos destellos cálidos en su pop ruidoso que tanto ha logrado llamar la atención con Primeras Salidas, su EP debut.

Sonrisas que no se muestran, gritos que no aturden y distorsiones que no tensan. Todo lo que ocurre en Mint Field se desarrolla a ojos cerrados sobre un escenario que da pie al sencill pero complejo suceso, del que Estrella Sánchez, Amor Amezcua y Andrés Corella son responsables.

Primeras Salidas lleva en su nombre la dirección que esta producción de estudio precisa; ¿recuerdan cuando salían por primera vez a bailar? ¿recuerdan sus primeros viajes al cine o sus primeras citas? ¿cómo no importaba tanto como saliera todo, sino que simplemente “saliera”? ¿que simplemente pasára? Eso es precisamente lo que este EP transmite. Quizás no es una producción construida a nivel de grabación o mezcla, pero definitivamente no lo necesita, porque lo único que le hacía falta a Mint Field era tocar, grabar y mostrar su música, sus primeras canciones, sus primeros trabajos, sus primeras salidas.

Es difícil asumir que una banda llegará al nivel de culto cuando apenas está en sus primeros pasos, pero al escucharlos sé que existe una intención bastante fuerte por no dejar morir el proyecto y estoy seguro que 2015 apenas vio un glimpse de lo que más adelante conoceremos de la banda.