“Petty Box”: El debut audiovisual de Mint Field

Texto por Erich Mendoza

Acercarse y analizar a los talentos emergentes de hoy en día, representa no sólo una exploración a través de las propuestas contemporáneas que alimentan al escenario independiente de México, sino que además, es una manera de escuchar y entender a una nueva generación de músicos cuyas ideas, pensamientos y formas de expresarse nos hablan de una nueva visión general.

En el caso de Mint Field –banda originaria de Tijuana– su debut de 6 canciones titulado Primeras Salidas, fue solamente un adelanto de lo que verdaderamente tienen que enseñar, pues si bien el material en sí ofrece un espacio un tanto liberador donde elementos shoegaze y noise/pop, se mezclan con un concepto menos downer que el de otros talentos del género. Hoy con la llegada de su debut audiovisual titulado “Petty Box”, logramos entender que dentro de todo su imaginario, Mint Field precisa de un lado obscuro que hoy toma cara y forma frente a nuestros ojos.

Alguna vez de niño, alguien me contó que los sueños son una clara representación de cómo nuestro subconsciente procesa todo lo que sucede a nuestro alrededor. Algo así como si al tener un accidente te recuperaras y continuaras tu camino, pero en realidad – en el espacio de lo sincero, incontrolable y puro de tu ser– tu subconsciente lo catalogara como traumático y por ende muchas de tus actitudes en la vida diaria comenzarán a cambiar “sin motivo aparente”.

Pareciera que de esto va “Petty Box”, un video que pareciera centrarse en una serie de sueños con distintos significados que no necesariamente se refieren a una canción nada más, sino muy probablemente al aspecto general de este primer EP. Soñar con ahogarse representa la búsqueda del subconsciente por expresar ciertos sentimientos que lo aquejan a uno, así como soñar con bananas (o vaya, comiéndolas) también representa el inicio de una posible enfermedad o el hartazgo de una actividad o persona. En sí, la canción es una crítica a los conceptos de belleza que los estereotipos contemporáneos construyen a través del televisor, y el hartazgo y enfermedad que pueden representar el diario y monótono acontecer sobre esas influencias. Al final, una vez más Mint Field demuestra que pese a su sencillo estilo de interpretación musical, estructura lírica y ahora producción audiovisual, el talento de estos jóvenes sigue dándonos razones para pensar y clavarnos en su música pues definitivamente es más complicada de lo que las primeras impresiones ofrecen.

Así que por acá les dejamos el video. Los invitamos a que saquen sus propias conclusiones de los distintos mensajes que contienen y no se centren tanto en la obvia producción casera que representa. Dejen que el consciente retrate algo pero clávense más en lo que no se puede explicar con tanta facilidad.