I don’t need a Valentine, I need Valentino

Valentino

¿Te imaginas monos trepando por tu cuerpo o enredaderas que parecen crecer de los pies a la cabeza? Aunque no lo creas, acabas de describir a la perfección uno de los vestidos del resort 2015 de la maison Valentino.

La mujer que ha confeccionado el par de genios detrás de la casa italiana durante los últimos años, especialmente a partir de la primavera de 2011, es la combinación perfecta de feminidad y sensualidad con un toque edgy. Pierpaolo Piccioli y Maria Grazia Chiuri son los responsables de que la marcahaya evolucionado tan bellamente a lo que hoy se ha convertido en toda una obra de arte.

¿Pero cómo podemos describir a Valentino en una sola palabra? ES-PEC-TA-CU-LAR. Su wow factor se mantiene en una línea que exalta las cualidades femeninas con siluetas de muerte y una explosión de color. Resultando en piezas it que visten a todas las fashionistas alrededor del globo terráqueo causando un terremoto de sofisticación y diversión. Y digo diversión porque el diseñador tiene algo de coqueto en la forma de narrar sus historias. Basta con ver el comercial de su fragancia Valentina, que habla de una mujer independiente y misteriosa a la que le importa un pepino la vida y toma sus propias decisiones.

Pareciera literalmente que las pasarelas cobran vida cuando la primer modelo sale caminando con alguna de sus creaciones, que recientemente han dado un twist al término sexy.

¿Transparencias? Hell yeah! Valentino ha creado vestidos que únicamente en sueños podríamos imaginar que existieran. Pero lo lindo es que lo hace wearable y no algo digno de exhibirse tras una vitrina y ya está.

Mostrar un poco de piel es básico en una mujer, pero a diferencia de aquellas que enseñan las boobies tan seguido como estornudan, (cof, cof… ¿Miley?) Valentino ha hecho que sus vestidos see-through griten chic a los 4 vientos.

Pero no son sólo los vestidos los que nos tienen locas, porque obviamente no son prendas con las que podamos salir un viernes casual por la noche. El diseñador echando mano de su ingenio y se ha trepado a la ola de las tendencias actuales. Eso sí, con su toque tan particular.

Es más que sabido que los italianos tienen fama de ser muy buenos en muchas cosas. Ya sabes… el gelato, la pizza, su innegable guapura y por supuesto los zapatos.

Y si Valentino ya se había aventado la puntada de crear los Rockstuds, era más que obvio que las amantes del casual look pidieran a gritos unos tenis salidos directamente del taller del creativo. Fue entonces como literalmente por arte de magia nacieron los Rockrunners.

Pero lo peor de todo, es que cuando pensábamos que no podía haber algo mejor, sacó diferentes versiones combinando estampados y hasta dos siluetas de tenis para escoger.

Definitivamente estoy al borde del colapso nervioso cada que veo todo lo que me muero por tener y que no me puedo comprar. Pero ni modo chulas, you know what they say: Gustos 1 -cartera 0… Al menos por ahora.