“No one ever loved” except 4 Gucci

Como si el giro de 360º que dio la marca no fuera suficiente, Gucci volvió a cautivarnos una vez más. Pues aparte de volver a sus raíces, lo ha hecho con el pie derecho renovando su discurso de estilo y aplicando la fórmula que pudimos ver hace unas temporadas en Louis Vuitton. Gucci se olvidó por completo de tener como imagen a la típica modelo de piernas kilométricas y optó por añadirle un poco de pizzazz –como bien diría Diana Vreeland– a la fórmula mágica, ¿Cómo? Volviendo a una de las cantantes más canijas del momento: Lykke Li.

Y así como Vuitton encontró el encanto en la francesa Charlotte Gainsbourg, Gucci se dejó cautivar por la auténtica sofisticación de esta chikibaby de origen sueco.

En el mini film de 2 minutos, podemos ver a la cantante en pose relajada vestida head-to-toe con piezas de la marca. Y a diferencia de la tirada high fashion que pudiéramos esperar, la vibra de este video nos evoca a entrar en contacto con nuestra actitud fashion y a la vez outdoorsy. ¿Y lo más cañón? Las bolsas. Enough said…