AGING IS IN Cuando la perfección se vuelve relativa

The Sixties are back! Pero no como en la Era de Acuario.

Foto: advancedstyle.blogspot.com

¿Cuando el devenir del tiempo pasó de ser un estadio natural y a veces negativo, a una estrategia de marketing? ¿Envejecer significa ser invisible?

 

Si hay algo que identifica a la moda son las tendencias y esto no solo tiene que ver con la ropa o su forma de llevarla, también se extiende a las modelos.  Mujeres mayores de 60 han seducido a diseñadores y firmas de lujo con su frescura y singularidad, ganándose el  protagonismo en campañas publicitarias que normalmente harían mujeres de menos de la mitad de su edad. 

 

En la búsqueda de lo que podríamos llamar un público “más adulto” –que lucha una batalla silenciosa por “ser visto” y que no resigna su estética- marcas como Céline, Marc Jacobs, Dolce & Gabbana, The Row e Yves Saint Laurent han virado su publico objetivo a mujeres mayores de 50 años.  Juntas representan el sofisticado, vanguardista y relativamente acomodado mercado de unos 32 millones de personas, miembros de una generación que sigue siendo la última frontera de la moda. Con pensamientos más jóvenes  que sus años, y vestidos para proyectar una actitud mucho más confiada y mundana que la de sus madres a la misma edad; estas mujeres buscan descartar el tan difundido estereotipo de abuela en zapatos ortopédicos. 

 

La sabiduría convencional es que las mujeres más allá del rubor de la juventud no compran moda, pero ahora gracias a personalidades como Iris Apfel y blogs como Advance Style; las mujeres mayores de cierta edad han sido reivindicadas. En términos crudos, sería bueno pensar que las marcas de moda no están utilizando a estas mujeres solo como un medio para un fin específico, sino que orientaron su mirada a un público que es una verdadera inspiración, sin importar su edad.