Jump From Paper ¿Ficción o Realidad?

Como salidos de cualquier dibujo animado, los modelos de la firma Jump From Paper le ofrece al usuario la fantasía de todo niño. Coloridas, con aire infantil y sobre todo cargadas de sentido del humor, esta firma de accesorios creada en 2010 por las diseñadoras originarias de Taipei, Chay Su y Rika Lin, es todo y más de lo que cualquier fanático del mundo animado pudiese pedir.

El uso estratégico de líneas negras y gruesas, los colores vivos y el juego de ángulos le confieren a mochilas, bolsos, bandoleras, monederos y fundas la capacidad de pasar del 3D al 2D en segundos.  Su presencia durante las semanas de la moda ha sido innegables, desde que la blogger Susie Bubble fue vista usándola, se ha convertido en una de las firmas IT entre las celebridades; y uno de los artículos presentes en locales minoristas como Beams & Parco (Japón), i.t. apparel (Hong Kong), Saatchi Gallery (Londres) y Le Bon Marche (Francia).

 Podríamos decir entonces que el paso de vender unos cuantos modelos a estar presentes en más de 25 países en menos de 5 años, habla de la buena aceptación por parte de los consumidores. “Nos encanta confundir a la gente, pero más aún, nos gusta ver cómo se parten de risa cuando se dan cuenta de que son bolsos reales”, confiesan las creadoras que dividen sus modelos en tres líneas funcionales: Charmer, su línea de pequeños bolsos de mano, Roamer de mayor tamaño, y Explorer; con precios que van de los 30€ a los 150€.

Su colección MINI THE MACHINE fue la primera en ganar notoriedad y reputación por parte de los medios y bloggers alrededor del mundo. Más tarde vino su colección PINK, inspirada en un revival de los 90 y caracterixada por la predominación del rosado y la abundancia de lila. Por último, su más reciente colección GIRL GANG POWER, nos muestra una línea más deportiva, basada en los colores, azul, rojo, amarillo, naranja y blanco; aplicados a mochilas y bolsos deportivos.

Porque ¿Quién dijo que debemos tomarnos todo tan en serio? ¡Empoderemonos y dejemos correr nuestra imaginación!