El arte de auto gestionarse y no morir en el intento

Foto: Andrea Villalón

Hawaiian Gremlins, O Tortuga y Los Blenders se presentaron en el Bahía Bar a finales de 2014. Este lugar, ubicado a unos cuantos kilómetros del centro de la Ciudad de México, es el típico foro improvisado en el que venden cerveza barata, la iluminación prácticamente es nula y el sonido es malo por lo que las personas y las bandas son las que lo hacen especial.

 

Una noche cualquiera en el Bahía Bar con Füete Billete. Foto: Tacón de Oro

 

Independientemente de lo que pasó esa noche, ¿qué tiene de relevante ver estos nombres juntos? La respuesta es sencilla: el hecho de que son algunas de las propuestas con las que podríamos darnos una idea de lo que está pasando actualmente en el circuito musical underground, al menos en la Ciudad de México. Son talentos que están labrando su propio camino a pesar lo complicado que puede resultar auto gestionarse y mantener vivos estos proyectos de manera independiente.

“Los O Tortuga tenían una banda que se llamaba Los Frances, yo siempre iba a sus ensayos y me gustó la idea de tener una banda así que le dije a Sebas (guitarra), que jugaba futbol conmigo, y a Gordo que iba conmigo en la secundaria que armáramos la nuestra”, dice Archundia, guitarra y voz en Los Blenders (2007). Ellos y O Tortuga (2012) son bandas hermanas, no sólo porque ambas tocan garage, sino porque se conocen desde tiempo atrás. Hawaiian Gremlins son Paco, Santiago y Elías y aseguran que la banda “fue algo incidental, no lo planeamos. De hecho no planeamos nada de nada. Fue algo espontáneo que sólo sucedió un sábado”. Conocieron a Los Blenders porque tocaron con ellos un martes de propuestas en El Imperial y después con O Tortuga en el Multiforo 246, ambos lugares localizados en la colonia Roma.

 

 

Hawaiian Gremlins. Foto: Ana Tello

 

“Nosotros tenemos la teoría de que si las escenas en el D.F. y en otras partes de la República no sobreviven es porque no se echan la mano”, señala Paco al hablar de lo importante que es desarrollar ese sentido de hermandad entre músicos, mientras que Fernando, de O Tortuga, agrega que “cada quien busca su escena. Hay envidias y todo pero cada quien decide con quien jala. Como escena sí hay apoyo”.  A pesar de que existen plataformas como el festival Raymondstock, en donde las bandas tienen un espacio, no podrían operar ofreciendo calidad sin apoyos externos; en el caso de la segunda edición de éste (2014) dos marcas intervinieron con patrocinios. “Necesitas recursos para poder seguir adelante y de algún lado tienen que venir, este es un proyecto que mis amigos y yo no podríamos mantener de nuestras bolsas”, señala Ramón Jaramillo, su fundador.

¿Qué tan importante o tan posible es mantenerse ‘reales’ bajo este panorama? Las tres bandas coinciden en que en México no tenemos una cultura de que el músico debe vivir de su trabajo. “Hay mucho talento pero faltan plataformas para que vivir de la música sea algo rentable. Tal vez hace algunos años era inimaginable que tocaras en un evento de una marca, era como ‘pinche güey vendido’ y pues ahora no […] Debería ser una mezcla entre marcas y entre gente que apoye tu música comprándola y yendo a los shows”, dice Archundia. 

 

 

 Los Blenders. Foto: Ana Tello

 

 

“Las cosas han cambiado y ahora tú tienes que moverte, tú tienes que conseguirte tus cosas. Si tu no lo haces nadie lo hará por ti”, mencionan Fernando y Osmar, de O Tortuga, quienes consideran que la música independiente no debería estar peleada con el hecho de recibir una paga por hacer una canción o participar en un festival, por ejemplo, y agregan que “es cosa de ideales, si crees que está mal cobrar por hacer música pues no lo hagas. Qué es más chingón que te paguen por hacer una canción que hable de tetas, sexo y drogas […] Hay gente a la que sí le afecta esa onda de ser ‘real’ o ser un ‘vendido’, creen que todo es blanco o negro y que no hay un punto medio”.

Sacar adelante un proyecto musical en un país como México requiere demasiadas herramientas, si bien internet es útil no es la solución absoluta. “Es difícil romper la barrera del internet porque puedes tener muchos likes en tus publicaciones [en redes sociales] pero que a tus shows lleguen como 20 personas. Es muy difícil pero sí se puede lograr. Es una responsabilidad bien grande”, dice Santiago, de Hawaiian Gremlins, mientras que Archundia, de Los Blenders, asegura que “sin internet no creo que mucha gente nos conociera. Es la nueva forma en la que los músicos se relacionan, así también puedes conocer el trabajo de otras personas en otros lados”.

 

 

O Tortuga. 

 

Las tres bandas se reunirán de nueva cuenta para tocar después de recorrer algunas ciudades de la República Mexicana con su música, pasar por Vive Latino y concentrarse en el lanzamiento de sus respectivos álbumes o, simplemente, estrenar sencillos. Esto sucederá en El Cuartel [Atenas 32 Col. Juárez] el próximo sábado 13 de junio.