“Ahí les va una dosis de potasio”

Caloncho en el Lunario del Auditorio Nacional

Fotos: Ana Tello

Conocí a Caloncho en junio de 2013 en una entrevista en el camerino de El Imperial, esa noche fue su primer show en la Ciudad de México. Si el año pasado hubiéramos hablado de que prácticamente agotaría los boletos de su primera vez en el Lunario del Auditorio Nacional tal vez hubiéramos pensado que para eso faltaba mucho tiempo. Caloncho cierra una etapa de éxito [porque no se puede llamar de otra manera] acompañado de un público que simplemente no lo dejó sentirse solo por aquello de que en ciertos momentos no dejaron que la voz del músico se escuchara.

 

Hubo varios invitados durante este show y uno de ellos fue Vanessa Zamora y su banda, un proyecto de Tijuana, quien tuvo su turno como telonera y después regresaría a cantar “Julia (Lullaby)” con su autor. Esta fue una noche para sentirnos los más cursis con los temas de Fruta y para conocer lo que Caloncho preparó para Fruta Vol. 2, álbum que dará a conocer en 2015. “Homeotermo” fue el tema abridor, la gente enloqueció y el músico no hizo más que agradecer con una sonrisa que contrastaba con la evidente expresión de sorpresa y nervios que se le notaba en el rostro. “Tal vez no alcancen a ver pero me pusieron la piel chinita”, dijo antes de “Pasa El Tiempo”.

 

Highlight de la noche fue cuando dedicó “Bésame Morenita”, su sencillo más reciente, a una persona muy especial que había venido desde Sonora a verlo: su abuelita, quien estaba sentada justo a un lado del escenario y quien fue responsable que armara este cover. Imágenes de un sueño eterno para los que vivimos en la ciudad: la playa, el mar, el calorcito, los paisajes que invitan a simplemente olvidar quienes somos acompañaron a “Chanates”, una nueva canción, “Mango Taco” y dos temas que hablaban lo que pasa durante y después de una fiesta criminal, “Autocarnavalización” y “El Derroche”.

“Chupetazos” nos hizo quedarnos con ganas de abrazar al de junto [… aunque fuera un completo desconocido] y el pago al público por tanto cariño fue “Palmar”, ahí realmente todos nos encargamos de la voz. Bien por el chico de los metales, le dio un toque totalmente distinto a las canciones. Siddhartha, productor de los dos discos del músico sonorense, apareció sobre el escenario para tocar juntos “Loco”. Salimos de El Lunario con una sonrisa en los labios y con fruta en las manos o como bien dijo Caloncho: “ahí les va una dosis de potasio”, antes de aventar plátanos a la gente que, sin esperarlo, se fue a casa con la barriga llena.