El Poder Del Amor Rescata A Las Personas

Cat Power en el Plaza

Fotos: Jaime Fernández

Después de 5 años de no presentarse por su cuenta en suelos mexicanos, Chan Marshall tocó en el Plaza Condesa este 8 de Diciembre. Entregando una noche mágica, hipnotizando al público con su canciones, dió un concierto espectacular.

Fuera de una producción de gran magnitud, Chan salió con una guitarra y un piano a entegar su alma a sus fans por más de 2 horas. Al ritmo de luces muy suaves y su voz meliodosa pero infinitamente cautivante, Cat Power deleitó a un espacio lleno de gente que entre lágrimas y suspiros coreaban cada línea de sus canciones. Sus fans le gritaban que tanto la amaban y ella respondió que al no estar acostumbrada a escuchar “Te amo” le era díficil pero que amaba a todos y cada uno de vuelta. Que el poder del amor es lo que rescata a las personas y no estaría viva de no ser por el amor de su público.

Los movimientos de luces sutiles y el incienso que llevaba unido a su guitarra encajaban perfecto con la melancolía de sus piezas musicales, Cat Power abrió su alma a los asistentes y les entregó todo. Entrando a una nueva etapa en su vida con 6 meses de embarazo, mencionó que no sabria cuando podría volver a estar en un escenario convirtiendo esta noche en una más especial.

Entre los éxitos que cantó estuvieron “The Greatest” y “Colors And The Kids” causando que los asistentes la ovacionaran y se volvieran locos. Entre canciones, compartía experiencias e incitaba a reflexiones sobre el amor y la nostalgia, lo cual el público apreció. Agradecida por tener la oportunidad de tocar en este país, Chan Marshall dejó su relajado look de pantalones de mezclilla y blusa negra para ponerse un chal de múltiples colores e interpreter “Gracias a la Vida”, una popular canción chilena.

“Sea of Love” fue la canción que esta poderosa mujer eligió para cerrar la velada dejando a sus fans en lágrimas y con un muy buen sabor de boca. Se retiró y la gente continuó con su noche sabiendo que lo que vivieron no fue un concierto, si no una experiencia. Una pequeña cita con Chan Marshall donde abrió su corazón y desnudo su alma.