Antonio Sánchez en Teatro Metropolitan en CDMX presentó score de Birdman

Fotos proporcionadas por WARP Magazine
Fotos de Fernando Aceves
Texto por Francisco Pérez-Mejía "Frasko"


Birdman es, sin dudarlo un solo minuto, una de las películas más importantes realizadas por un director mexicano. Y no es solo por el hecho de haber ganado una cantidad enorme de premios alrededor del mundo, sino que escribe un hito en la vida cinematográfica de Alejandro González Iñártitu, al conjuntar talento como el de Lubezki para la fotografía y un casting de actores relevante, como el hecho de tener entre sus filas al poderoso Edward Norton y sacar de entre sus cenizas a Michael Keaton, para vestirlo de gloria y revivir su carrera, tal y como lo hizo Quentin Tarantino con Travolta al alinearlo en la película de culto Pulp Fiction

Aunado a lo anterior, la música de la película es un actor aparte. El trabajo realizado por Antonio Sánchez para crear el score de Birdman es algo que sobresale y le da un sentido especial a toda la narrativa de la historia. Su música es, tal cual, narrativa pura; crea momentos, despierta emociones, inserta dinamismo en una secuencia que nunca se detiene, no hay cortes de escenas y la batería de Antonio flota como esperando su momento, espera la indicación para entrar a escena, se maquilla, se prepara y toma vida. Delicadamente o, con una fuerza estrepitosa, Antonio pule los platillos, la tarola, el hit hat. El bombo retumba a cada latido de corazón de los personajes. Se convierte en su eco. 
 
 

 

Imaginen todo esto en vivo. Simplemente fue extraordinario. Tener a Antonio Sánchez ahí, interpretando cada una de las notas del score original, con toda esa fuerza, con toda esa cadencia, matizando y creando momentos inolvidables para los que estábamos presentes. Este tipo de experiencias nos hacen revivir de sentimientos viejos. Nos hacen amar aún más el cine y la música, viejos amigos desde el momento en el que la tecnología logró enlazarlos y hacerlos vivir en armonía. 
 
El Metropolitan se vistió de gala. Antonio es grande entre los grandes. Terminando la proyección de "Birdman", realizó una improvisación que solo los artistas de su nivel saben. Mantuvo cautiva a la audiencia y nosotros nos entregamos a sus caprichos percusivos. Terminó todo y aplaudimos, y nos paramos y seguimos aplaudiendo. "Nos vemos en noviembre en Bellas Artes", sentenció Antonio. Y, seguramente, ahí estaremos. 
 
Felicidades por su aniversario 10 y muchas gracias a WARP por realizar este evento. Con todo y la gente molesta que estaba sentada detrás de nosotros, que solo fueron a llamar la atención con sus expresiones extrañas cada que Emma Stone aparecía en pantalla, lo disfrutamos como la primera vez que vimos Birdman, solo que en esta ocasión, con esteroides auditivos cortesía de Antonio Sánchez.