Cumpleaños de un inmortal

Hoy recordamos con profundo sentimiento a la leyenda del rock latinoamericano, Gustavo Cerati en lo que hubiera sido su cumpleaños número 56.

Nacido en Buenos Aires, Argentina, el vocalista, guitarrista, y compositor de Soda Stereo, inició su carrera a temprana edad cuando en la primaria formó un grupo “musical” de palos de escoba que hacían alusión a las guitarras, donde destacó frente a sus demás compañeros. No era de extrañarse que sus principales influencias eran The Police, Queen, David Bowie, y Deep Purple.

Más tarde participaría en bandas como Savage, Vozarrón, Triciclo, The Morgan y Stress – donde Andrés Calamaro se unió como tecladista. Siempre con giros rockeros, de blues y fusión, que más tarde sería la base y escencia de sus composiciones en Soda Stereo, formada por Gustavo Cerati (voz y guitarra), Zeta Bosio (bajo y coros) y Charly Alberti (batería).

El resto es historia. Los acordes y su estilo musical trascenderían en nuevas fronteras del rock y sus letras a menudo eran identificadas como la máxima poesía lírica latinoamericana. Aunque más tarde trabajaría como solista, la euforia que causaba entre sus fans era la misma y totalmente justificable por su profunda condición humana y sencillez al hablar de amor, nostalgia, melancolía y todo sentimiento universal que vivía dentro de él.

Lamentablemente, el músico falleció el 4 de setiembre del año pasado tras estar cuatro años en coma producto del accidente cerebrovascular isquémico que sufrió en el 2010, en Caracas.

Aunque no siga pisando la tierra, Cerati siempre será inmortal.

Gracias totales, Gus.