melvins: Controlando el destino del coloso

Mencionemos esto de una vez antes de seguir adelante: sin los Melvins, Nirvana no hubiera existido como tal. Siendo una banda local en Aberdeen, inspiraron a Kurt Cobain a hacer su propio ruido; sin mencionar que Dale Crover fue baterista sustituto de Nirvana en muchas ocasiones o que el vocalista/guitarrista Buzz Osborne fue quien les presentó a Dave Grohl. Solo por esto deberían considerarse como una banda para admirarse. Pero sin temor a exagerar, los Melvins son una de las bandas más influyentes, respetadas, intensas y originales de los últimos 30 años.

Ellos crearon un sonido que conjuntaba punk, metal y ruido, por lo mismo, fueron una de las bandas que ayudaron a la creación del grunge. A su vez, su temprano estilo grave, lento y sumamente pesado influyó en otra generación de músicos como Mastodon, Down y Sunn O))). Inclusive podríamos dejar a un lado su música, y su historia podría ser material para una biopic entretenida, bizarra y graciosa.

Cuando su primer bajista renunció, éste pronto formaría los también seminales Mudhoney; su reemplazo fue la hija de Shirley Temple. Que Nirvana alcanzara su éxito comercial provocó que los Melvins también firmaran un contrato con una transnacional y grabaran algunos de los discos más extraños en la historia de una disquera corporativa. Cuando perdieron su contrato, encontraron una mano amiga en Mike Patton (quien involucraría a Buzz para tocar en su grupo Fantômas), hicieron discos con miembros de Tool, el ícono del punk Jello Biafra e integraron a un segundo baterista que ha formado parte de la banda desde hace casi 10 años. Su truco más reciente ha sido incluir a Paul Leary y Jeff Pinkus de los venerables Butthole Surfers para hacer su más reciente álbum, el sorprendente Hold It In. Sobra decir que la banda sigue vigente y experimentando.

Hold It In no es un álbum de regreso. La banda ha estado más activa que en muchos momentos de su pasado; de hecho, tiene más de una identidad. Por un lado está la alineación normal cuyo último disco de estudio original es The Bride Screamed Murder del 2010, aunque también participaron en Everybody Loves Sausages, un disco de covers en los que rinden tributo a algunas de sus influencias no tan mencionadas, como David Bowie, Queen y The Jam. Buzz y Dale hacen una versión de Melvins Lite con Trevor Dunn (Mr. Bungle, Fantômas, Moonchild) con quien grabaron Freak Puke.

Otra permutación es Melvins 1983, donde se reúnen con el baterista original Mike Dillard, lanzando Tres Cabrones en 2013. Por su parte, Buzz lanzó su primer disco solista, el completamente acústico This Machine Kills Artists, en 2014. Según Buzz —quien nos concedió unos minutos por teléfono para platicar con nosotros— esta actividad constituye una escena que han hecho, que incluye a todos los personajes con los que han tocado.

 

 

“Nuestra propia escena. No puedes tener una escena si nada más haces un disco cada cinco años, es una locura y una mierda. No es difícil hacerlo, solo debes trabajar en ello. Somos una de las pocas bandas que llevan más de 10 años tocando y aún sigue haciendo música que es buena. Eso no sucede. No puedo pensar en ningún otro ejemplo... no se me ocurre nadie”.

 

Con una discografía tan amplia, la banda ha experimentado con muchos sonidos, desde el dark ambient hasta ritmos más rápidos. Aun así, la mayoría los asocia con los ritmos lentos y guitarras masivas de sus inicios. Al preguntarle por qué hay quienes solo se enfocan en una parte de su arte, contesta que ellos “son gente que no escuchan nuestros discos. Obviamente no tienen idea de lo que hacemos. No tiene sentido para mí, pero ¿qué puedo hacer? Mientras ellos tratan de saber qué sucede, yo hago más música. Dejo que ellos se preocupen de eso, yo no puedo preocuparme. Tengo un trabajo que hacer y lo haré”.

“Somos una banda activa, como una banda nueva”, continúa. “Sí, tocamos canciones viejas en vivo; de hecho, tocamos canciones de muchos de nuestros discos. Pero lo nuevo que hace- mos es tan importante como lo que hemos hecho antes. Es más importante”. Una gran razón por la que Melvins siguen siendo una fuerza en la música contemporánea es porque han sabido llevar relaciones de colaboración de una manera que mejor les ha dado resultados. “Debes dejar que hagan su trabajo, que crean en lo que hacen y dejarlos que tengan una opinión de cómo puede funcionar mejor. Así es como salen bien. Si no haces eso, se escuchará como algo que ya se ha hecho. Si los forzara, entonces mejor lo haría yo mismo”.

Sobre su colaboración de ensueño, opina: “Me encantaría hacer un disco con Miles Davis, Iggy Pop, Jimi Hendrix y Judy Garland. En estas fechas se está preparando un documental sobre la banda llamado The Colossus Of Destiny. Ya se puede ver teasers en línea. Para Osborne representa otra razón para probar que ellos siguen por sus propias pistolas. “Dos personas lo están haciendo. Están muy entusiasmados con el proyecto y los estamos ayudando de la mejor manera que podamos. Creo que han hecho un muy buen trabajo y, sin decir nombres, creo que ha ayudado a darnos cuenta de los que se han llamado nuestros amigos, pero han rechazado ser entrevistados para la película. Es muy común, no me sorprende. Pero es lo que es. Sigo aquí, haciendo música solo, sin ayuda de esa gente. Si me hubiera quedado esperando que esa gente hiciera algo por mí, lo cual nunca hice, estaría sin nada. Y yo soy el que tiene el poder. Como dijo Willy Wonka, ‘soy el soñador de los sueños’”.

Al final, para King Buzzo y los Melvins, la razón por la que siguen echándole las mismas ganas que cuando comenzaron hace 30 años es por la música misma. Con ese pensamiento concluye: “Es su propia recompensa, la música. Yo digo que si me quieren criticar, [primero] vean todo el trabajo que he hecho, la calidad de lo que hemos hecho, y la variedad de lo que hemos hecho. Soy muy fan de la música, la amo. Amo a muchas bandas, discos... todo lo que implica. De ahí viene mi interés de hacer estas cosas. No hago esta música pensando que voy a vender un montón de copias, no es lo que estoy tratando de hacer. No sé lo que la gente quiere escuchar, nunca lo he sabido. Hago música que yo apreciaría como fan, es todo. Operamos de manera que otros operan, es lo que hacemos. Es grandioso”.