Guía No Tóxica Para Teñir Tu Cabello

Éste es el detalle con los tintes de salón: los químicos responsables por esos colores a la unicornio-pastel o el rojo exacto de Jessica Rabbit no son tan buenos para ti. Ingredientes como el amoníaco y el PPD son muy comunes en las fórmulas de estos productos, a pesar de que pueden ser cancerígenos. (También apestan.) Pero, mientras existen opciones menos tóxicas, muy pocos te van a durar y no obtendrás los mejores resultados– algunos tal vez dañen tu cabello, cambiando tu textura natural–. En pocas palabras, los tintes que sean naturales, seguros, duraderos, y súper efectivos, no existen aún.

Seguro piensas “pierdo si lo hago, y si no, también”, ¿verdad? Pero aún hay esperanza: existen algunas opciones que te permiten jugar con el color de tu cabello sin exponerte a una alta cantidad de químicos. Tal vez tengas que comprometerte en el proceso, y aunque no logres el cabello de sirena perfecto a la primera, no tendrás que preocuparte por inhalar el hedor del amoníaco. Si te suena como un buen trato, lee sobre los productos y tintes que son más seguros, y en la mayoría de los casos, menos olorosos a continuación:

 

 

Las Opciones Ligeramente Más Seguras (Pero Aún Así no 100% Naturales)

Foto vía ManicPanic.com

 

La verdad es que hay muy pocas opciones para tintes que sean completamente naturales e igualmente efectivos en sus composiciones químicas (Al menos no por ahora). Sin embargo, algunas marcas han creado fórmulas menos tóxicas que dan buenos resultados, sin los ingredientes potencialmente peligrosos. Organic Color Systems, Keune, y Davines, ofrecen tratamientos de salón que no contienen amoníaco. Si no quieres pasar las horas en el salón, marcas como Manic Panic y Arctic Fox tienen un arcoiris de tonos y productos veganos, sin amoníaco ni PPD, con los que puedes experimentar en tu casa. Ninguno es completamente natural, pero son, por mucho, menos desagradables que las cosas que vas a encontrar en cualquier salón promedio.

 

Henna

Foto vía LUSH.com

 

Derivada de una planta y conocido por su poder duradero, la henna parece ser lo mejor de ambos mundos. Para algunas personas es considerado como una alternativa segura y natural, que realmente ofrece resultados (y aguanta varias lavadas.) Antes de que te vayas corriendo directo a comprar henna, hay que considerar lo siguiente: la henna puede cambiar la textura de tu cabello, y la mayoría de los estilistas te van a decir que no te pintes el cabello por un rato. También te puede llevar basante tiempo y causar un desorden al aplicarlo. Pero la verdad es que la henna es lo más cercano que hay a un tinte completamente natural y libre de químicos sintéticos, además funciona de maravilla si tu cuero cabelludo es sensible. Solo asegúrate de leer la etiqueta primero para asegurarte que sea henna 100% pura sin aditivos raros. La puedes encontrar en los mercados internacionales. También escuchamos que LUSH tiene una línea completa basada en henna.

 

Tés, Jugos, y Otros Elixires Hechos en Casa

Foto vía Nicky Loh

 

Para pintarte el cabello de una manera 100% natural, no tienes que salir de tu cocina. El betabel, el café, los tés, la cúrcuma, y otros básicos de la gastronomía pueden ser utilizados para darle unos tonos temporales a tu melena. Mientras que los resultados pueden ser algo limitados, éstos métodos son baratos, seguros, y divertidos para tantear (aunque si tu cabello ha sido tratado, debes saber que los resultados serán impredescibles.) Para el color castaño, un tinte hecho con nueces negras, o incluso café, pueden oscurecer el color, mientras que aquellas que busquen los tonos rojos, rosas, o el magenta, el jugo de betabel funciona de maravilla. Algunos rubios obtienen luces con té de manzanilla, miel, y limón. Puede que no obtengas resultados muy dramáticos como los que tendrías en el salón de belleza, pero al menos olerás muy bien - lo cual es mejor que oler a laboratorio.