Cómo Organizar Tu Closet

Estas a 7 pasos de tener un closet utilizable

Al fin, la primavera está en el aire, y mientras estoy feliz de dejar mi depresión estacional y deficiencia de vitamina D atrás, también significa que es hora de otras cosas no tan placenteras: como las alergias y mi limpieza "anual" de closet. La verdad es que mis estornudos han comenzado a interferir un poco con mis relaciones y por el último par de años, el limpiar mi closet se ha vuelto prácticamente teórico.

Así que esta primavera decidí ir en serio: Me conseguí una receta para las alergias y le pedí a Tina Apostolou, una de las diseñadoras de interiores de Homepolish, que me ayudara con la parte del closet. Lo padre de Homepolish (además de ser accesible a mi bolsillo), es que te dan la ayuda de un diseñador para cualquier proyecto sin importar su tamaño, incluso una limpieza de closet. Además ellos remodelaron las oficinas de NYLON en NY, así que desde el principio supe que estaba en buenas manos.

A continuación, te mostraré los simples pasos que me tomó llegar al coset de mis sueños. 

 

1. Debes Tirar Algunas Cosas

Si vives en una ciudad como Nueva York, un buen closet es raro y puede variar de inexistente a extraño e impractico. Una de las cosas que me convencieron a tomar mi actual apartamento, es que las tres habitaciones tienen sus propios closets. Desafortunadamente, los malos hábitos son difíciles de erradicar, y parece que la técnica de limpieza que desarrollé como una niña acumuladora–tirar todo en el closet y forzar la puerta para que cierre–es difícil de dejar atrás. He vivido en mi casa por 4 años y me he apegado a muchos objetos y prendas sólo por los recuerdos. Claramente, necesitaba purgar el contenido de mi closet. Traté de tirar todo lo que no he usado en un año y a lo que no estaba tan apegada emocionalmente. También he estado usando mi closet para ocultar mi adicción a las decoraciones navideñas, almacenar toneladas de material para manualidades, botellas de shampoo a media, maquillaje que tal vez quiera usar algún día y un monton de juguetes que terminaron conmigo en mis días de niñera. Esto y más de la mita de cosas que no sabía que tenía ahí dentro, fueron un buen punto de partida para empezar a tirar el contenido de mi closet.

 

2. Agrega Un Poco De Color

Tina recomendó agregar un toque de color, ya sea pintando una porción de closet o agregando algunos acentos usando un poco de wahi tape, que es una opción menos permanente si es que rentas tu casa. Yo opté por hacer ambas. Pinté la parte trasera del maletero de mi closet de un lindo tono color durazno. Al principio estaba escéptica–mi cuarto no es tan femenino y me parecía que era muchísimo rosa para un espacio tan pequeño–pero, de hecho terminé amando cómo se veía. Fue muy fácil y usé menos de un cuarto de lata de pintura.

El tonó que usé fue el inPink Peach 2009-40 de Benjamin Moore.

 

3. Almacenamiento

 

Tina sugirió agregar algunos contenedores a mi repisa para mantener las cosas organizadas y fuera de la vista–justo como me gusta. Elegimos estos contenedores porque son muy altos y eso significa, mayor almacenaje, además de verse súper bien. También encontramos estas etiquetas de piel personalizables en etsy, que me ayudarán más con organización.

 

4. Enfrenta Tus Miedos, Organiza Tus Zapatos

Lo confieso: no cuido mis zapatos, ni un poquito. Los tenía apilados en el suelo del closet en diferentes estados de descompostura y suciedad. Después de tirar los que nunca uso, Tina me recomendó conseguir un estante para zapatos que me ayudara a maximizar el espacio y mantenerlos organizados. Compre un par de estantes baratos en la tienda y puse mis zapatos en orden para dejar más espacio en el suelo para otras cosas, como ropa sucia.

 

5. ¡Agrega un banco! 

No soy tan bajita, pero sigo sin poder alcanzar nada de la repisa más alta de cualquier cosa en mi departamento. Tina me sugirió este banco de IKEA que resultó que ya tenía arrumbado en casa después de mi último viaje a IKEA. Simplemente le pinté las patas con los restos de pintura del closet.

 

6. Cuelga Tu Ropa

Antes no tenía un método para colgar mi ropa. Por lo que la sugerencia de Tina fue hacerlo por largo y estilo, además de lo que más me pongo. Como organicé mis zapatos en dos repisas, me hacía sentido colgar las blusas y ropa más corta primero e ir aumentando el lardo. También, invertí en ganchos más delgados para aumentar el espacio de mi closet.

 

7. Toques Finales

Para agregar los toques finales a mi nuevo y bonito closet, usamos un poco de washi tape para crear algunos efectos de color en las repisas de zapatos. Elegí algunas de mis Polaroids favoritas y las pegué en el interior de las puertas. Dimos un paso atrás y admiramos nuestro trabajo.