Zola Jesus: Retomando el Pop

Platicamos con Nika Roza Danilova, antes de que presentara Taiga, su más reciente material, en México.

En ciertos círculos, cuando se habla de Zola Jesus se hace referencia a ser “darks” o góticos, aunque su música o vestimenta no siempre esté inspirada en telarañas o en las tinieblas. Dicho esto, hay cierta gravedad en todo alrededor del proyecto que hace que pensemos en fuerzas oscuras. Desde la música con sus melodías insistentes propagadas por la impresionante voz de Nika Roza Danilova, hasta su presencia en los escenarios, los cuales parece subyugar, hay algo impresionante detrás. Es como si la gravedad de una muerte tomara prestada su voz para cantar de asuntos emocionales.

Estilísticamente es difícil describir a Zola Jesus de una sola manera. Desde el lanzamiento de sus primeros sencillos en 2008 ha tomado muchos sonidos: noise, electrónico oscuro, synthpop, pop avant-garde orquestal y más; sin perder nunca su voz o estilo elemental. Ser su propia estrella del norte ha sido algo que ha hecho de por vida, desde muy pequeña al crecer en medio de 100 acres de bosque en Merrill, Wisconsin donde sus inviernos eran demasiado crudos para salir. En diciembre, mientras Nueva York sufría un parlante cruel nevada, Nika salió del recinto donde estaba tocando para cantar “Nail” (de su último disco, Taiga) completamente a capella excepto por un trombón. La gente la siguió para verla en medio de la nieve, lo cuál seguramente fue un regreso a esos días de su vida temprana “Fue muy impulsivo, no lo pensé demasiado [ríe].” Dice sobre ese concierto en un día caluroso en el Distrito Federal, horas antes de hacer una presentación en esta ciudad. “Fue un show dramático porque la gente en verdad no podía ir, pero los que fueron en verdad querían estar ahí, así es que quise traer la tempestad a mi show, aceptarla.” ¿Qué busca Danilova con suspresentaciones en vivo? “Una conexión y verdad. Una conexión con el público y tratar de daruna actuación que sea verdadera y honesta. Tener un momento compartido con estas personas.”

De la misma manera sus letras conectan con sus escuchas de una manera que no obedece a algunos de los prejuicios que se pueden tener sobre Zola Jesus. Nika evita las metáforas rimbombantes y/u oscuras por líricas que parecen hablar directamente a la audiencia sin perder peso o profundidad artística. De muchas maneras, recuerda a las letras de las bandas de punk. “Cuando he tratado de escribir cosas poéticas en mis letras me siento chistosa [ríe]. Porque soy una persona muy directa. Es lo que me sale natural, decir las cosas como son, sin delicadeza. Amo a Minor Threat así que es un cumplido que me digas que se parecen [los estilos de escribir letras]. Crecí escuchando mucho punk y las letras te dicen las cosa como son, hablan sobre confrontar conflictos directamente.” 

Taiga es su trabajo más melódico y mejor realizado de su carrera, con mucha sofisticación sónica. Sorprendentemente, ella grabó todo en su estudio casero. Al preguntarle por qué decidió llevar una operación profesional a su casa en vez de trabajar con métodos de baja fidelidad como en el pasado, Danilova nos contó. “Era muy importante que tuviera tanto tiempo quisiera para escribir mis canciones porque en el pasado he tenido fechas de entrega muy cortas. Con Taiga quise darme todo el tiempo que quisiera, así que construí el estudio y me metía a trabajar todos los días. Estaba muy interesada en la idea de escribir canciones muy concisas, que pudieran ponerse en muchos contextos y que no dependieran necesariamente en la producción.”

“Es una evolución.” Continúa. “Cuando trabajas solo, sientes que no lo estás haciendo bien. He soñado entrar a un estudio real y hacer finalmente algo de la manera correcta. Y ahora que lo he hecho, no me siento más segura de hacer las cosas bien. Mezclamos el disco en un estudio donde Rihanna, Usher y Michael Jackson, toda esta gente trabajó en sus discos. Dije ‘aquí es donde los verdaderos músicos, como los profesionales hacen sus discos’ pero aún sentí como que no sabía lo que estaba haciendo [ríe]. Aunque esté en mi cama con un teclado o en un estudio, aún siento que estoy nada a través de todo.” Taiga también representa un parteaguas en otra área. “Quise retar a mis fans que solo les gusta la música experimental. Hacer un disco que fuera algo accesible y empujar sus límites de lo que ellos consideran arte.”

Sin tanto rodeo, Nika ha hecho el disco de pop que ha amenazado con lanzar desde hace mucho tiempo. Aunque escuchando sus trabajos anteriores como Valusia (2009), Stridulum (2010) y Conatus (2011) esto no es una gran sorpresa, para muchos de sus seguidores menos entregados puede que les resalte. De alguna manera, este paso final comenzó cuando estrenó su estudio covereando “Diamonds” de Rihanna, la cual, para ser sinceros, suena más como Nika que muchos de los tracks de la princesa de Barbados ”Por eso lo hice, porque pensé ‘suena a una canción de Zola Jesus’...No voy a aparentar que solo me gusta un tipo de música. obtengo muchas cosas de muchos estilos de música; es de mente muy cerrada no acercarse a otros tipos de música.

“Escribo la canción y hay algo instintivo que pasa.” Nos cuenta. “La cuestión es ‘¿cómo puedo hacer que incluya todo lo que me gusta de la música?’ ¿Cómo puede retar pero a la vez premiar al escucha? Hay muchas cosas que amo, como Einstürzende Neubauten pero también amo a Beyoncé, Sam Cooke, Mahalia Jackson y Wagner...amo a Kanye, justifico mucho por qué me gusta.“

Zola Jesus ha ido un paso más adelante desde el lanzamiento de Taiga, comisionando remixes de Diplo y The Juan MacLean. ¿Qué inspiró pedirle un remix al todopoderoso Diplo? “Curiosidad...nunca he amado los remixes, pero luego me gustó la idea de que gente que no esperaría que me remezclara lo hiciera. Alguien como Diplo, que tiene un gran entendimiento de la música pop, pensé ‘¿qué haría con [mis canciones]?’ Fue padre verlo, y soy muy fan de Diplo, entonces fue muy importante.”

Ha quedado ya muy lejos los días de finales de la década pasada en su cuarto en Wisconsin, cerca de un calentador, con frazadas encima y un sintetizador, escribiendo lo que fue su primer material, The Spoils de 2009. Estando tan lejos musicalmente hablando, Nika no ve con nostalgia esta primera etapa, sino con una reflexión muy filosófica. “Siento que aún es uno de mis discos favoritos. Estoy más orgullosa de The Spoils que de cualquiera de mis trabajos y creo que es porque tiene algo de inocencia, no sabía como hacer bien lo que quería. Tiene pureza...siento que aún hay pureza en lo que hago, pero llegó un momento que eso ya no era un reto. Aprendí mucho haciendo esa música y ya no puedes regresar a esa inocencia de desconocer las cosas. Me lancé a hacer otro tipo de cosas, como hacer un disco que sonara a que lo hizo un equipo de personas aunque lo haya hecho una sola mujer [ríe]. Eso fue emocionante pero ahora que ya se hacer eso quiero retarme a algo más. Siempre estás tratando de ver qué es lo que puedes hacer que te retará. Es la única razón por la que hago esto, en verdad [ríe].”

Hay mucho más de Nika Roza Danilova de lo que se puede pensar, y apenas es el inicio de lo que se está convirtiendo en la trayectoria de una gran artista. En estos días, puede ser frustrante ser considerado una cosa cuando se demuestra que, a través de su música, está dando muchas facetas de quién es: Un persona. Por esto, Danilova se siente frustrada pero no hace que deteriore su camino. “Mucha gente ha pensado que solamente me desempeño en una cosa. Me estresa un poco porque no es en verdad lo que soy. Tal vez es un aspecto de mi pero hay más lados de mi que no me gustaría ignorar. No quiero pretender que no me gusta el hip-hop u otra música solo porque quieren que sea una “diosa gótica”...y no siento que lo soy. Tienes que ser tú mismo. Es padre que descubran que eres todas estas cosas tan diferentes. Este es un fenómeno del siglo XXI. Todo el mundo siempre me dice “seguro amas a Ian Curtis” y yo les contestó “sí, pero me gusta igual que Kool Keith”.