idiosincracia popular: la moda se cruza con la música

Sus nombres no solamente se repiten en medios especializados acompañados de halagos, sino también son considerados en las casas de moda de lujo para musicalizar una pasarela, ser el rostro de una campaña o iconos de tendencias e inspiración. El mundo de la música ha estado relacionado con la moda desde siempre y parece que ahora más que nunca se ha popularizado. Voceros de tendencias y sin ser el modelaje su ocupación, los músicos son los nuevos ídolos que queremos imitar porque nos entretienen, proponen una estética y estilo que podemos hacer propio y así jugar con la creatividad, porque en la moda todo se vale.

 

A lo largo de la historia de la música ha habido grandes talentos, que aparte de complacer a su público en un concierto, lograron dejar su huella en la moda. El punk, movimiento que influenció a la diseñadora Vivienne Westwood y su pareja Malcom McLaren para ser los creadores de la imagen de Sex Pistols. El movimiento punk tenía unos representantes con bastante estilo que aún seguimos viendo por las calles. ¿A quién no le han de gustar las tachuelas y botas industriales?

 

Marc Jacobs ha sido otro de los diseñadores que asoció una corriente musical como el grunge, con el lanzamiento de su famosa colección primavera-verano en 1993 de Perry Ellis. Y cómo olvidar la colección de verano que en 2010 fue hecha alrededor del icono del disco, Donna Summer. Dos cantantes han sido de las principales representantes de la moda y no han tenido miedo a experimentar: la islandesa Björk, catapultando a diseñadores como Alexander McQueen, y Madonna, invitada por el francés Jean Paul Gaultier para caminar en su pasarela en los 90. Gaultier también se ha inspirado en la rockera más rockera de todos los tiempos: Joan Jet; además de crear una colección dedicada a Amy Winehouse.

 

Varios son los casos en los que un músico ha inspirado a un diseñador para crear una colección.  En 2006 la diseñadora de Gucci, Frida Giannini, presentó una colección inspirada en David Bowie y el glam que en su disco Ziggy Stardust fue utilizado para que en las pasarelas se presentaran estampados del espacio y una propuesta futurista, andrógina y rockera. El diseñador malasiano Zang Toi presentó en 2010 una colección inspirada en el álbum Purple Rain de Prince, y ese mismo año la diseñadora Amy Kaehne se inspiraría en la banda The Velvet Underground.

 

Actualmente, la música está vinculada con la moda a través de artistas pop, cuya imagen ha sido un factor importante para su éxito. A principios de 2003, Christina Aguilera fue la imagen de Versace. La misma Donatella la invitó a convertirse en modelo para su marca.  El caso de Lady Gaga, premiada en 2011 por el Concilio de Diseñadores de Moda de América (CFDA, por sus siglas en inglés), como icono de la moda; Rihanna vistiendo una de las grandes marcas, Givenchy, para su gira denominada Diamonds World Tour; y hermosas intérpretes como Katy Perry y Taylor Swift vistiendo un Óscar de la Renta en la alfombra roja.

 

Por supuesto, el rey del pop no podía faltar. Michael Jackson parece ser no solamente fuente de inspiración en la música sino también de Balmain, antes de que Christophe Decarnin dejara de colaborar. Pero parece que los mayores aspirantes a dejar huella en la moda son jóvenes. Como gran ejemplo, Miley Cyrus y su colaboración con Jeremy Scott reviviendo a Moschino.

 

Las notas que suenan en una pasarela y todos los sonidos que un músico compone para que un diseñador presente su colección son importantes al grado de que el espectador no solamente está viendo sino disfrutando una experiencia sonora. Enfatizar la inspiración de la colección de  un diseñador a partir de la música le da identidad a las piezas de tela que se coserían para llegar a ser la prenda terminada ante nuestros ojos.

 

Actualmente es tan importante el protagonismo de los músicos para un desfile, que en algunas pasarelas se hacen presentes. James Bay, el joven cantautor británico y guitarrista de pelo largo, complexión delgada, tez blanca y de estilo sencillo, cuya chamarra de cuero y sombrero lo distinguen, fue el elegido para que, con su tierna voz, una guitarra acústica y líricas envolventes, le diera un toque orgánico a la presentación de la nueva colección primavera-verano 2015 de Burberry Prorsum.

 

Pero, ¿qué ha hecho este novato músico para capturar la atención de Christopher Bailey? Ser la nueva promesa de Reino Unido. Burberry suele darle un peso muy importante a la música al momento de desarrollar el concepto de cada una de sus temporadas, y ahora le tocó a James Bay unirse a la lista de artistas con los que la marca ha colaborado para sus pasarelas. Con Londres como escenario, Christopher Bailey tomó su inspiración de la alegría de la primavera creando prendas que describen a la colección como sensual, fantasiosa y apetecible. Entre otras presentaciones memorables, Sonic Youth en la colección otoño-invierno de Marc Jacobs en 2008.  Cara Delevigne, junto con Pharrell Williams, protagonizaron en 2014 un cortometraje para Chanel dirigido por Karl Lagerfeld, en donde se puede ver a la modelo cantando con el músico.  Aunque el acontecimiento que vino a “romper el Internet” lo protagonizaron Kim Kardashian y Kanye West antes de finalizar el 2014, cuando la más polémica de las Keeping Up With The Kardashians, a través de Instagram, hizo pública su participación y la de su esposo en la campaña de la firma de Balmain haciendo de la pareja una realeza de la moda.

 

Dos pilares muy importantes dentro del proceso creativo de la moda: la estética que se encuentra en ella y la cultura que la rodea. La fusión entre la moda y música encuentra un balance perfecto para así retratar la cultura de una generación.