Recordando A Prince

“Siento Que La Música Es Una Bendición En Mi Vida, No Lo Veo Como Un Trabajo Y Aunque No Esté Trabajando Haciendo Canciones, Siempre Está Presente.” Prince.

 “Siento que la música es una bendición en mi vida, no lo veo como un trabajo y aunque no esté trabajando haciendo canciones, siempre está presente.” Prince. 

En una época en que la música pop buscaba nuevos exponentes, el hijo de un jazzista del sur de Minneapolis, Minnesota, demostró ser un prodigio al tocar más de 14 instrumentos a la perfección, Prince Rogers Nelson nació para ser músico. Nunca intentó ser alguien más ni tenía un plan B, su objetivo primordial en la vida era dedicarse a la industria musical y vivir de ello.  

Su primer disco sale a los19 años, el álbum “For You”; después vendrían los multiplatino, Prince, Dirty Mind, Controversy y 1999. The Revolution era el nombre de la banda que lo acompañó durante los años 80's, integrada por excelentes músicos, sin importar que fueran hombres o mujeres, negros o blancos, con una frescura nunca antes vista en presentaciones en vivo. 

La música que interpretaba no era sólo enfocada al rock, funkjazz ó R&B, más bien era todo eso combinado en una misma canción, ese era el sello de Prince. 

Purple Rain fue el proyecto que marcó su carrera, uno de los discos más importantes de la historia en la música, fue lanzado junto con la película del mismo nombre, ganadora de un Oscar por mejor soundtrack, y éxitos como When Doves Cry, Let’s Go Crazy y Purple Rain, se hicieron himnos con más de 22 millones de copias vendidas alrededor del mundo.

En 1989 salieron 2 álbumes promocionando el soundtrack de la película Batman, uno de ellos incluía solamente música de Prince escrita e inspirada en el filme. Esto permitió al artista regresar al número, el cuál había alcanzado por última ocasión en 1985, cuando Around The World In A Day salió al mercado, abriendo un nuevo panorama en su carrera para la década que estaba por iniciar. 

En su música y videos siempre mostraba una gran carga de erotismo, sin llegar a ser vulgar, y se balanceaba perfectamente con temas de espiritualidad y amor inspirados en su vida. 

Prince se dio cuenta del valor y ganancias que generaban sus canciones y decidió convertirse en un artista independiente, terminando su contrato con Warner Music y utilizando visionariamente el internet para lanzar y vender sus discos a mediados de los 90's. Es ahí cuando viene la metamorfósis y su cambio de nombre, de Prince a The Symbol, que después cambió a “El Artista”.  

Ya han pasado varios días y aún es difícil aceptar la partida inesperada de Prince. Es triste ver cómo los genios que forjaron el camino de la industria musical, poco a poco nos van abandonando, y ver cómo el mundo va perdiendo su magia cada vez que una estrella se apaga. 

Gracias Prince por darnos tanto.