el nuevo hijo de Kim y Kanye es un Santo, literal.

Traducción por Pamela Cristerna.

Desde hace miles de años, los padres han dado a sus hijos nombres bíblicos: Pedro, Juan, Miguel, Joshua, María, Abraham. Ahora, en una era en la que los raperos se comparan a sí mismos con Jesús y las estrellas de reality shows postean sus fotografías en labor de parto, es tiempo de que todo eso cambie. ¿Para qué molestarse en darle vueltas al tema cuando puedes cortar por la mitad y sacar, directamente, lo máximo de la biblia? Así que con esto en mente, Kim Kardashian y Kanye West le han otorgado a su recién nacido el nombre más Kardashian-West apropiado de todos: Saint (Santo). Sip; Saint West. Porque cuando tu primer hijo tiene una dirección, el segundo debería seguir el patrón. (Nosotros todavía pensamos que debieron haberlo llamado “Nine”-¡Imaginen todo el marketing de las licencias!)

Mientras Kim daba el anuncio hace unos momentos en su app y en su sitio web, Saint comenzó su tiempo en este reino siendo más grande que la mayoría de los bebés, literalmente, con un peso aproximado de 3.600 kg. Oh, y aún no tiene segundo nombre, porque como muchos de los grandes, no lo necesita. Alabado sea Jesús.