Entrevista con Robin Taylor quien interpreta Pingüino en la serie Gotham.

 

 

NYLON Español: Cuéntanos sobre tu personaje. 

ROBIN TAYLOR: El personaje es Oswald Cobblepot, quien se convierte en El Pingüino. Cuando incia el show, él es el asistente del personaje de Jada Pikett-Smith, Fish Mooney. Él es de un menor estatus, tiene grandes ambiciones, y trata de reivindicarse en el mundo criminal de Gotham City. No le va muy bien al principio, pero su fracaso le da energía y lo motiva a convertise – o a dar los primeros pasos de ser – el Pingüino.

Vimos el set con su madre...

 Fabuloso. He sido fan de Carol Kane desde hace mucho tiempo. Desde siempre, básicamente, desde que empecé a ver películas. Para despúes estar sentado con ella, mientras personifica a mi madre. Inmediatamente tuvimos una conexión personal, muy natural. La ves a los ojos y el mundo cobra sentido. (RÍE) Tener la oportunidad de actuar con alguien de su calibre es un sueño hecho realidad.

 

¿Cómo será esa relación?

Me queda corto decir que es una relación interesante. Son muy, pero muy unidos, aunque al mismo tiempo, como en toda relación madre/hijo, Oswald no es muy comunicativo con todo lo que está haciendo y lo que trae entre manos. Sin embargo, ella es la única persona que él ama y en quién más confía en el mundo. Así que de alguna manera la protege, y quiere que ella lo vea como su hijo. Así que es complicado, pero también, es un arranque para el personaje en el sentido de que él es una persona muy motivada durante todo el show. No es una persona empática. Pero es muy divertido hacer esas escenas, por que es diferente. Destacan por que hay ternura y amor verdadero, lo cual es muy entretenido por que estas haciendo a alguien que generalmente es un depravado. (RÍE)

 

¿Viste a algún otro Pingüino a través de la historia para ese personaje?

Oh, definitivamente. He visto la secuela de Batman Returns, la de Michael Keaton, Michelle Pfeiffer, y Danny DeVito, por supuesto. La actuación de Danny es simplemente fantástica. Su personaje es realmente asombroso. También vi la serie original con Brugess Meredith, quién también es un actor increíble. Es muy divertido ver ambos lados. Burgess Meredith estaba viviendo el momento – como Danny también, pero hay una luz y una oscuridad ahí, donde se pueden ver las diferencias. Con suerte, encontraré una línea intermedia para que todo funcione y tenga sentido.

 

¿De dónde viene el apodo de “El Pingüino”?

Cuando era niño, sus cumpañeros se burlaban de él incansablemente por la manera en la que se vestía y por su apariencia. Conforme avanza el show, éste apodo le ocasiona mucho dolor, pero al final lo adopta. Es casi como, “Ok, si me vas a llamar así, lo tomo, y viviré con eso. Pero no voy a dejar que nadie me quite el poder otra vez.” Es como auto-reclamarse. Eso es lo que lo lleva a a tomar las decisiones que hace en el piloto, a mantenerse firme sobre su persona. Él solamente no quiere volver a ser el pequeño al que todo mundo molesta.

 

Tienes éste personaje icónico que la mayoría de la gente ha visto repetidas veces. ¿És difícil hacer tu priopia versión?

Lo es. Es abrumador. Cualquiera que no sintiera lo mismo, estaría loco. Estamos en el año número 75 de Batman. Es mucha responsabilidad.Lo divertido de nuestro show es que, como es una historia original, pensarías que éste personaje no permite mucho dinamismo. Como no mucha gente sabe los orígenes del personaje, tenemos muchas libertades para descubrir, explorar, y excarvar en su motivación. Así que personalmente, me siento con mucha libertad.

 

¿Nos puedes platicar sobre trabajar con Jada Pinkett-Smith?

 Oh claro. Ella es una de las actrices más sencillas y generosas con las que he trabajado en mucho tiempo. He trabajado con gente que famosa, pero nunca con alguien de su rango. Desde el día que entré, todo fue a brazos abiertos. Ella está muy emocionada por hacer y explorar a su personaje junto con el mío y nuestra relación. Tenemos un diálogo muy abierto. Es la mejor, la amo.

 

¿Fuiste a Comic Con?

Sí, fui a Comic Con.

 

Debió de ser la locura.

 Lo fue. Pero una parte de mi desearía haber ido a Comic Con antes en mi vida. Me hubiera gustado experimentarlo desde el otro lado, y ahora, estar desde acá, es una experiencia surreal.

 

¿La gente te reconoce en las calles?

 Había unos cuántos al principio cuando llegamos. Despúes hicimos un panel con los demás shows de DC frente a 7,000 personas. Nadie te puede preparar para eso. Cuando terminamos con eso y todos se fueron al after, pero yo había trabajado la noche anterior. Estuve despierto por 48 horas.

Caminé con mi agente rumbo al hotel, y cuando llegamos a la puerta alguien se nos acerca y nos dice, “Los he seguido todo el día.” Éste chico estaba sin aliento y todo. Cuando estábamos autografiando sus fotos, cerca del estacionamiento del hotel, y me pidió una foto, en cuánto se activó el flash - no quiero decir que la gente son zombies – pero fue como en The Walking Dead donde de repente todos voltean a ver.  En cierto punto teníamos una multitud y los de seguridad me dijeron, “Sr. Taylor, nos tenemos que ir.”  Todos estaban arriba firmando autógrafos con David Mazouz, quién hace a Bruce Wayne, y dice que en un punto escuchó a alguien decir, “El Pingüino está abajo.” Ahí fue cuando hubo una tempestad de gente corriendo por las escaleras. Quedé asombrado.

 

Una vez que salga, habrá más de eso. ¿Estás al tanto de Twitter y las redes sociales? ¿Estás listo para ese nivel de fanáticos?

No sé si estoy listo para eso. 99 por ciento de los que me escriben han sido de manera positiva y muy amables. Y después, por supuesto, te llega alguien con un comentario como, “Vas a arruinar la franquicia.” Para cualquier ser humano, ese es el comenatario que se le queda grabado. No me gustarían ese tipo de ruidos en mi cabeza.  Estoy aquí para crear y hacer algo, y es un placer. No tengo aspiraciones de fama ni nada de eso, lo cual puede ser irreal hasta cierto punto. Esa es la parte que me intimida.

 

¿Podrías decirnos cómo te involucraste en éste proyecto? ¿Qué tuviste que discutir con Danny Cameron en cuestió del personaje?

Claro. Como actor, tu audicionas para todo lo que te manden tus agentes. Lo que yo quería hacer era trabajar en un set... en una obra o en un comercial, lo que fuera. Lo único que no quieres es trabajar limpiando mesas. Así que audicioné. Me dieron una escena falsa, con nombres falsos, y otro libreto. Lo llamaron “Untitled Warner Bros. Project.” Entonces justo antes de entrar me di cuenta de que era Oswald Cobblepot, el Pingüino. Me volví loco cuando lo supe.

 

¿Por qué crees que obtuviste el papel? ¿Qué les gustó de tu versión del Pingüino?

 Tendrías que preguntárselo a Danny. En cuanto a crear el personaje, le gustó todo lo que hice en la audición, y después en el set me decía, “Sí, quiero más.” Los libretos escritos por Bruno, y el personaje descrito – ahí lo tenía todo. Se sintió muy natural y orgánico.

 

Cuéntanos sobre los aspectos físicos de la actuación. ¿Te distrae usar la prótesis de la nariz?

 Tengo la suerte de que sea muy sutil y ligera. Es increíble por que es una pieza de silicón y me permite moverme bastante. No me restringe en lo absoluto, a pesar del maquillaje, el cabello, y los fabulosos vestuarios, diseñados por Lisa Padovani. Me mandaron a hacer dos trajes hermosos hechos por Martin Greenfield, quien trabaja para los Presidentes. Es maravilloso cuando se juntan todas las piezas.

 

Entonces cuando te vistieron por completo, automáticamente dijiste, “Soy El Pingüino.”

 Sí. Realmente así se siente.