Chi-Raq ofrece un regreso a la crítica desafiante de Spike Lee

 

Chi-Raq es la vigesimoprimer largometraje del director neoyorquino Spike Lee, una comedia satírica con elementos del género musical en todas sus hebras. La obra en su deducción sintetizada es una adaptación al Chicago contemporáneo de Lisístrata, obra de Aristófanes datando del Griego Clásico, en donde la protagonista homónima organiza a otra mujeres a abstenerle el sexo con el fin de detener violencia y obtener paz. En este caso Lee utilizó el trasfondo que esta ciudad ha representado durante casi todo un siglo o más; y logró ofrecer una solución que trasciende contextos, debido a una ejecución explosiva, una que es exponencialmente menos recurrente en su obra a estas alturas de su carrera. Si es que pudiésemos señalar a otro punto de referencia dentro de la carrera de Lee, es indudable que podemos recordar la farsa excesiva de su sátira del 2000 Bamboozled, en donde retrató elementos delicados como el Minstrel (estilo teatral con el que en el siglo XIX fueron los afroamericanos objetivo de burlas, al maquillarse anglosajones de negro sus rostros y actuar de papeles ridículos). En Chi-Raq Lee nos muestra un mundo de violencia y agresión, en donde la realidad que esto conlleva a permitido que la abundante muerte aumente y nadie haga nada al respecto. Tal desesperación y sentimiento de impotencia que Lee contextualiza al partir la historia es algo que paradójicamente ha aumentado en las últimas semanas particularmente, con los ataques armados de diversa excusa como los ocurridos en Colorado y en San Bernardino, California. La estética mantiene su lealtad a una métrica impecable en los diálogos de los personajes a través de la película, en donde sobresale las rimas y un ritmo que incluso puede redirigir su influencia hacia Shakespeare, sin perder la fidelidad hacia la obra de Aristófanes. Lee coescribió el guión junto a Kevin Willmott.

 

Las actuaciones estelares fueron llevadas a cabo por Nick Cannon y Teyonah Parris, quienes representaron sus roles con firmeza, ya que ambos requerían dotes de teatralidad. Cannon interpreta al rapero/jefe de pandilla Chi-Raq, homónimo al título. Parris representa a Lisístrata, novia de Chi-Raq y mujer de su barrio. La acción ocurre en el South Side de Chicago, y durante el primer acto presenciamos el exagerado nivel de homicidios armados en Chicago, la gran mayoría realizados por jóvenes afroamericanos en contra de jóvenes afroamericanos. Elementos de la trama recalcan la dialéctica social que Lee intenta resumir en la historia, en cuanto a la relación entre policías contra pandillas contra pandillas. Wesley Snipes regresa a las pantallas luego de salir de prisión por evasión de impuestos, con el papel del antagonista cómico Cíclope. John Cusack brilla durante la secuencia de una ceremonia funeral como un sacerdote anglosajón de la comunidad negra, al ofrecer un exuberante sermón. Chi-Raq recurre frecuentemente a elementos del Teatro Musical como la coreografía, sobreactuación y la interrupción del tiempo de la trama para los números musicales intercalados. Dicho estilo puede enajenar a ciertos elementos del público, pero una vez reconociendo el contexto que Lee ha seleccionado, embonan y funcionan mejor como la suma de sus partes.

 

El estilo de Lee en Chi-Raq ofrece un regreso a la crítica desafiante que definió su carrera hace casi tres décadas, una especie de provocación que el mismo Lee personificó dentro de su papel de Mookie durante el clímax de su película de 1989, Do The Right Thing. En este caso, Lee orquestra una versión monumental de crítica social de nuestros tiempos, un sacudimiento de los sentidos. Tal y como fue el caso en 1989, en estos tiempos Lee reconoce que la cantidad de homicidios en la actualidad es alta sin precedente, y utiliza este medio para declarar mediante su intención lo en contra que se encuentra ante esa realidad. Chicago en particular ha sufrido de altos niveles de violencia constante desde el comienzo de la Prohibición del alcohol en 1920, aunque a diferencia da la violencia por pandillas de italianos e irlandeses en la actualidad solamente afroamericanos sufren directamente de esta. Cusack en particular es quien articula muchos de los males en Estados Unidos durante ese sermón, tocando en temas como homicidios, negación de gobiernos a reformas en venta de armas, privatización de prisiones y escasez de centros de salud y de educación urbanos. En el mundo de Chi-Raq, la solución que Lisístrata ofrece es la prohibición del sexo para la obtención de la paz. La relevancia de la acción es tal que rápidamente en otras partes del mundo vemos escenas de mujeres imitando lo que ella logra con un grupo numeroso de mujeres en su comunidad de Chicago. De nuevo, los elementos de Musical abundan, al igual que escenas de violencia, sexo y obscenidad, sellos distintivos dentro de la obra de Lee. El uso de estos recursos sirven para resaltar mejor similitudes con la vida real, rasgo también de la obra griega original.

 

Lo más interesante que entrega Chi-Raq es la contemplación exagerada a una solución común y real, la confrontación a esto y la manera con la grita su caso ante la problemática actual. Spike Lee siempre ha sido una figura controversial, desde sus ataques contra la obra de Quentin Tarantino a sus críticas en contra del gobierno ante el huracán Katrina y al divulgar la dirección del domicilio del presunto asesino George Zimmerman. Quizá influenciado por la exageración maximalista en redes sociales como Twitter (incluyendo recuadros de Tweets durante la acción de la película), Lee utiliza el melodrama para indicar la gravedad de la problemática de la historia, y Jennifer Hudson es quien se encarga de representarlo en su papel. Chi-Raq no es una obra maestra, pero si es una película que plantea una solución, un reflejo a los males sociales ubicuos que siempre incluyen armas de fuego y obliga al público a despertar y determinar maneras para sobrellevar los males actuales. Chi-Raq es una película que restaura la fe del público en Spike Lee como cineasta social gabacho, y gracias este esfuerzo, puede inspirar a jóvenes cineastas a efectuar idiosincrasia absoluta y mediante la farsa ofrecer una realidad que para muchos siempre es tan fugaz en nuestros tiempos.

 

CHI-RAQ Trailer from 40 Acres and a Mule Filmworks on Vimeo.