Nuestra adicción por Star Wars

Echemos un pequeño vistazo a esta entrañable historia que sin importar el paso de las décadas, afortunadamente aún se encuentra lejos de terminar…


 

Hace mucho tiempo en una galaxia muy muy lejana comenzaba un disturbio que amenazaba con destruir la estabilidad sobre la que se encuentra cimentada las bases de la diplomacia, dando a conocer una ola de personajes entrañables que continúan figurando y fascinándonos hasta nuestros días, gracias a la mente del gran George Lucas.

Seamos honestos por un momento y reconozcamos que historias similares han sido contadas anteriormente, incluso para aquellos con ojo muy incisivo, se notan claras referencias a arquetipos míticos de van desde historias griegas, El Mago de Oz, samurais o El señor de los anillos; incluso es posible ver un reflejo que la gran amistad entre Lucas y Spielberg prestándose ciertos personajes, como es el caso de la representación de la raza de E.T. en el Senado Galáctico, entonces ¿qué es lo que la hace diferente?

Los años de la controversia

Remitámonos a la década de los setentas, en la que la música y los filmes estaban llenos de sexo, drogas y Rock and Roll, si bien esto creó aportes al pensamiento de la época, fue en 1977 cuando Star Wars IV: A New Hope daba un respiro a Hollywood con una propuesta nunca antes vista a una audiencia hambrienta por ver cosas nuevas, generando con o sin saberlo, un parteaguas que sería considerado un objeto de culto que con el paso de las décadas, se convirtió en una parte intrínseca de la cultura pop.

 

George Lucas supo alejarse de los estereotipos y las líneas históricas que hacen brillar únicamente a un personaje para desarrollar una colectividad de caracteres que son palpables en una audiencia que abarca a todas las edades. Si bien tomó la eterna historia de la batalla entre el bien y el mal, es la delicadeza y fragilidad de la balanza sobre la que descansa la mera esencia del gran logro que se esconde tras la saga de Star Wars, llegando a un grado de consciencia tal que no por nada “La Marcha Imperial” es el leitmotiv por excelencia, y que con o sin desearlo, nos remite a su principal antagonista.

Darth Vader

“¡No soy un esclavo!, ¡mi nombre es Anakin!”, es la frase que contada de manera cronológica, le brinda su individualidad al tierno niño que se convertirá en un gran villano (y uno de los aportes más grandes de la saga). Sin importar cuántos universos existan a la distancia y cuán rígidos sean los fans con los capítulos I, II y III, la realidad es que su creador cumplió con su cometido: ese villano que solía infundir respeto desde que se dio a conocer en 1977, llegó  en 1999 como un gentil pequeño en Star Wars I: The Phantom Menace (La amenaza fantasma) que no solo generó empatía, sino que con su historia distribuida en el resto de las entregas, creó un afecto que posteriormente se convirtió en indulgencia por parte de los espectadores, sin importar la gravedad con la que perpetraba sus crímenes, algo difícil (por no decir imposible) de obtener.

 

La crítica cinematográfica se refiere a Darth Vader como el más grande villano creado por y para la pantalla grande, no importa lo maquiavélico del canciller Palpatine, la audacia del Conde Dooku, la crueldad del general Grievous o la gran técnica de Darth Maul, solo Darth Vader tiene el poder de generar tantos sentimientos en su audiencia.

 El universo de historias y personajes que se entrelazan en Star Wars se convirtieron en nuestros nuevos mitos. Nuevos héroes que se integraron como un perfecto rompecabezas al pensamiento de las nuevas generaciones; no por nada son referencias de populares series como How I Met Your Mother, Los Simpsons, Friends, Padre de Familia o Futurama y seguramente de muchas otras que aún están por venir y que ciertamente no permitirán que muera un legado como el de George Lucas. No es para menos que sea referida como la franquicia más rentable de todos los tiempos, por lo que muchos de nosotros esperamos ansiosos su regreso al cine bajo el mando de J.J. Abrams para fines de este año con el título Star Wars VII: The Force Awakens.