Aprende a Cuidar Tus Tatuajes

Ahora que decidiste tatuarte lo que sea que te hayas tatuado, es hora de que sepas cómo cuidar de la piel tatuada. Si no tomas los cuidados pertinentes, tu ahora adorado tatuaje podría convertirse en una marca grisacea o verde sobre tu piel. Así que, aquí van algunos consejos para que alargues su vida y no dejes de mirarlo con amor:

 

Hidratación

 

 

Aunque no lo parezca, los tatuajes son en realidad, cicatrices. Por eso, el hidratarlos constantemente, hará que la piel sobre la que te tatuaste conserve más elasticidad y luzca más saludable, además, la tinta se mantendrá con un color intenso y vibrante durante más tiempo.

En un principio, cuando tu tatuaje está "fresco", debes cuidar su hidratación de una manera constante utilizando productos más oleosos para clamar la piel recién tatuada, existen varios productos que cada tatuador suele recomendarle a sus clientes, solo podemos decirte algo: utiliza productos libres de petroleo. Después, al paso del tiempo, podrás utilizar la crema o hidratante que usas cotidianamente, siempre asegurandote que esta área reciba especial atención e hidratación.

 

Cuídate del sol

 

 

 

Todos conocemos la importancia de la protección solar, nadie  quiere andar por la vida envejeciendo prematuramente o peor, con cáncer de piel. Así que si la protección solar no es una de tus prioridades en tu rutina diaria de cuidados, ahora deberá serlo, porque además de toda la conocida serie de problemas que los rayos UV le ocasionan a tu piel, la  exposición directa y prolongada a estos, hará que tu tatuaje pierda color y brillo. Utiliza protectores con más de 50 FPS para empezar, entre más claro sea el tono de tu piel, mayor es el FPS que necesitas para protegerla.

 

Tonificate

 

 

Otra cosa que afecta seriamente el tamaño y forma de un tatuaje, es la pérdida de elasticidad en la piel. Ok, todos envejeceremos y nuestros tatuajes con nosotros, pero podemos alargar un poco más este proceso utilizando cremas que ayuden a mantener la elasticidad de la piel, hidratandonos (bebiendo suficiente agua durante el día) y haciendo un poco de ejercicio.

 

Ahora que sabes cómo cuidar de el, no hay pretexto, disfruta de tu nuevo tatuaje. ¿Tienes algún otro tip para compartirnos o quieres mostrarnos tu tatuaje? ¡Te esperamos en la sección de comentarios!