Hay dos tipos de mujeres en este mundo: las que aman los brillitos y las que los odian. Nunca he conocido a una a la que le den igual. Yo por supuesto que soy de las primeras; AMO con locura cualquier cosa que brille, ya sea con luz propia y por simple reflejo: bolsas, barnices de uñas, zapatos... y en especial el maquillaje. Cuando veo una sombra con glitter siento calientito en mi corazón y corro hacia él para verlo de cerca y probarlo en mi piel.

Desafortunadamente no soy show girl entonces mis oportunidades para llenarme de brillos están ligeramente limitadas; esa es la mala noticia pero la buena es que en época de fiestas navideñas los brillos son más que bienvenidos. El chiste ahora es usarlos sin parecer que lo premeditaste demasiado. No es lo mismo que tu makeup diga "soy una experta en este tema y planee este look por semanas" a que diga "vengo saliendo del mejor reven del mundo en el que había brillantina cayendo del cielo y embarró mi rostro mientras bailaba desnuda en la pista de baile". Bueno, tal vez me fui muy lejos pero aquí lo importante es la manera de aplicar el glitter. Te invito a que no seas estructurada, tú aviéntatelo por donde tengas ganas y listo. Sé feliz y brilla con tu nueva luz propia.

Aquí un poco de inspiración.

Para leer más sobre maquillaje visiten mi blogwww.kalindakano.com.mx