Encuentra tu propio estilo.

Fotografías de Tommy Ton para Style.com

Vivimos en una época en la que estamos constantemente recibiendo estímulos. En revistas, la televisión o las redes sociales. Temporada tras temporada las reglas del juego cambian y es casi un mandato renovar nuestro armario para estar acorde a las nuevas tendencias.  Ahí es donde se diferencian las fashionistas de las fashion victims. Aquellas que crean moda y aquellas que la siguen. Cómo hacer para definir tu estilo personal sin caer en las atrapantes redes de lo que ella nos impone?  

Lo primero a tener en cuenta es no etiquetarse, no te encajes en un solo estilo sino que debes permitirte experimentar y explorar hasta encontrar uno o varios con el que te sientas cómoda. No te limites a una sola categoría y permítete mezclar elementos que usualmente no mezclarías. Sal de tu zona de confort usando cosas diferentes a las que sueles vestir y toma inspiración de todos lados y que sirva como base para crear.  

Cada temporada tiene varias trends para elegir y puede que algunas de ellas sean opuestas entre sí, no te sientas obligada a seguirlas sino adoptar aquellas que realmente te gusten y te sientan bien. Invierte en artículos que sepas que vas a usar durante muchos años en lugar de prendas que solamente usaras por unos meses y luego no querrás ni ver.   

Ten en cuenta que hay muchos aspectos que crean tu personalidad y la ropa puede ser un reflejo de ella y una forma de mostrar tu creatividad e individualismo. Cada día es una nueva oportunidad de expresar quien eres al mundo a través de los colores o los estampados que eliges,  y cómo los combinas. Puede que no lo sepas pero lo que vistes dice mucho de quien eres sin tener que hablar.   

Otra cosa importante es no reprimirse. Creo que es lo más difícil de lograr y realmente es algo que lleva tiempo y práctica pero vale la pena completamente.Debido a presiones sociales o propias evitamos usar prendas por miedo a lo que puedan decir o por no tener ocasión especial pero a lo largo del tiempo descubrí que no existen ocasiones especiales, sino que lo "especial" lo creamos nosotros mismos. No hay mejor momento que el presente y si tienes ganas de ponerte ese vestido de lentejuelas con zapatillas, o un abrigo de piel para ir a clase,  hazlo. La actitud es fundamental, debes sentirte confiada. Puedes salir a la calle usando un traje de ayudante de Santa pero si lo sabes llevar, será lo mismo que un vestido de alta costura. 

La moda debe adaptarse a ti y no al contrario, toma lo que te represente y deja el resto, puede que hoy odies ese corte de pantalón y lo ames en unos años y está perfecto. Permítete cambiar, mutar  y transformarte. Haz de eso que tienes puesto una ventana  para que otros puedan ver quien eres, pero principalmente, úsalo para divertirte, experimentar y ser feliz. Recuerda que la que usa la ropa eres tu, no al revés. 

Encuentra más consejos como este en http://www.intravenous-sugar.com/