In Real Life: Un día usando las nuevas Nike Free 5.0

Cada semana tendremos una nueva experiencia contada por Carolina Malis nuestra colaboradora en New York.

Ok. Debo partir por admitir dos cosas: en primer lugar que soy adicta a los zapatos y en segundo lugar que soy de aquellas personas que renegó toda su vida de las zapatillas y juraba que jamás las usaría a menos que fuera para hacer ejercicio. Escupí al cielo y hoy me cae directamente en la cara pues las zapatillas abundan en mi armario y forman parte de mis outfits diarios (aunque esta es la primera vez que poseo un par realmente diseñado para deportes).

Ahora que hemos dejado eso claro puedo invitarlos a conocer las Nike Free 5.0, un par  que se ha transformado en uno de mis favoritos.

 

Como buena shoeaholic he comprado pares de zapatos hermosos y otros que además de ser bellos son cómodos, pero por supuesto he caído en el grave pecado de comprar un par sólo por como se ven y luego no puedo ponérmelos por más de una hora pues mis pies parecen a punto de explotar.

El caso de estas zapatillas es el segundo: bellas y muy cómodas.

¿Por qué elegí específicamente este par? Desde hace un tiempo y desde la llegada del Normcore y la inclusión de la ropa deportiva en la moda el modelo negro con suela blanca se ha transformado en uno de los favoritos tanto por su versatilidad como por su elegancia. Ver a alguien en las calles usando un par de zapatillas Nike en estos colores se transformó en poco tiempo en cosa de todos los días, por lo que me decidí a probarlas. ¿El resultado? De alguna manera me sentí parte de una secta. Quizás soy solo yo pero me encontré con tantas personas usando el mismo tipo de zapatilla que casi sentía que entre todos nos notábamos.

Para algunos eso puede ser parte de la entretención de utilizar una prenda de moda, así como para otros es quizás la razón para no usarlas. Pero a fin de cuentas el tema está en cómo se combinan pues como dije anteriormente uno de sus mayores plus es lo minimalista y versátil que puede llegar a ser.

 

Si bien estas zapatillas están diseñadas para correr – aunque mi vanidad nunca me permitirá usarlas para eso – son ideales para días de mucho caminar. La almohadilla del pie y la suela ultra flexible realmente la transforman en una nube para trasladarse de un lugar a otro y es realmente inexplicable lo livianas que son. Ahora bien, si disfrutas del running y las quieres para acompañarte en toda ocasión y superficie quizás no sean ideales para días húmedos o terrenos mojados por la lluvia, pues – y aunque es algo a su favor – poseen gran ventilación por lo que es fácil que el agua se pase al interior. Son quizás más recomendables para épocas primaverales y veraniegas, y por supuesto imposibles para la nieve. (Claramente todo esto desde la opinión de alguien no experta en zapatillas para correr).

 

¿Un punto a su favor? Son ideales para usarse sin calcetines (algo que al menos en mi caso significa varios puntos) ¿Un punto en su contra? Las decenas de divisiones de la zuela dejan que piedras o cosas pequeñas en el suelo de queden estacadas lo cual en ni un caso afecta su comodidad pero si produce un ruido desagradable al pisar.

 

Así que sin duda he pasado a convertirme en una más de las devotas de utilizar zapatillas con... todo, y este par de Nike han sido un buen comienzo para la colección.