Tips para crear un look formal

Texto por: Sigrid Cardenas Mimendi

 

Aunque podría parecer muy fácil elegir un outfit formal, existen ciertas normas que en ocasiones pasamos por alto. Todos tenemos la idea de que es necesario lucir algo sobrio, elegante o sofisticado y que con eso es suficiente; sin embargo solemos interpretar esas palabras de acuerdo a nuestros gustos personales. Justo ahí se encuentra el error.

Entonces, ¿Qué características son las que convierten a una falda en elegante o un pantalón en formal?  Los siguientes tips, te ayudarán a convertir cualquier atuendo en elegante y sofisticado, infalible a equivocaciones.

1. Tipos de formal: Existen variaciones en cuanto a los códigos de vestimenta, comenzando por un formal de negocios, un formal social, incluso un formal de gala. La única diferencia entre ellos, es que en los dos últimos se permitirá usar brillos, smoking, una gama de colores más variada y siluetas vaporosas.

 

 

2. La calidad de las prendas: No importa lo que estés usando, si se ve de mala calidad le restará elegancia a tu atuendo y formalidad. Si tienes un presupuesto reducido, opta por comprar prendas de algodón, en el caso de los sacos es la mejor opción, y nunca de alguna tela que se vea brillosa, es decir un satín de mala calidad.

 

 

Los textiles sintéticos de bajo costo suelen verse a simple vista. Evítalos en bolsos (como el charol), pantalones tipo satín, camisas de poliéster. Los textiles naturales siempre serán la mejor opción, si puedes invertir en un bolso o maletín de piel o de buena calidad hazlo. Invierte en una camisa blanca y un buen traje sastre, tiene infinidad de utilidades.

 

3. Evita usar marcas visibles. Existen marcas que son dignas de admiración y que amamos con locura, sin embargoes de mal gusto exhibir marcas cuando se trata de ser formales. Elige un bolso de color neutro, sin logotipos demasiado grandes, o con figuras estampadas.Si un saco tiene un logotipo en alguno de los lados de la solapa, le restará formalidad, o una camisa con algún bordado. En general se trata de que las prendas sean discretas y neutrales.

 

 

4. Siluetas simples y líneas rectas. Un pantalón formal será de corte recto y tradicional, un vestido deberá ser simple, liso y sin aplicaciones. Nada que sea revelador puede ser considerado como formal, a excepción de un formal de gala. En este punto es importante resaltar que las prendas formales se pueden combinar con piezas de moda para hacerlo moderno si es lo que deseamos. Siempre tener en cuenta que el uso de aplicaciones le restará formalidad a las prendas, en el ambiente de negocios.

 

 

5. Colores, estampados y medidas. La gama de colores recomendada es neutra y oscura, el negro es un básico que nunca pasa de moda. Otros colores a utilizar son el azul marino, gris Oxford, beige y blanco. Estampados como líneas, cuadros y tweed son bien vistos. Es posible usar otro tipo de estampado, siempre y cuando la ocasión lo amerite (negocios creativos, Gala, Brunch). Nada demasiado corto, todo debe llegar a la rodilla o por debajo, tampoco demasiado ajustado a excepción de vestidos largos de gala.

 

 

 

6. Complementos. Stilettos, perlas, zapatos Oxford y un saco corte tradicional o abrigo de 4 botones, son capaces de convertir cualquier atuendo en formal. Siempre y cuando cumplan con las recomendaciones dadas previamente: color, silueta, calidad, estampado.