MECA es acceso, educación y libertad.

    MECA, feria de arte contemporáneo en Puerto Rico, celebró su primera edición.

    por · junio 13, 2017
    Pin It

    “Comunidad” dice Daniel Báez, co-fundador de MECA, acerca de lo que ocurría en la primera edición de la feria de arte en San Juan, Puerto Rico. Báez agregó, “Sentido de comunidad entre las galerías, los representantes, y el público. Sin duda, unidad.” MECA es acrónimo de mercado caribeño, y en el nombre reside su concepto: una oleada de arte que vive y existe fuera de cuatro paredes. Una feria de arte contemporáneo cuyo objetivo es amplio bajo responsabilidad social: un espacio de comunidad, ideas, destrucción y construcción de identidad. Una plataforma que muestra la diversa producción de artistas y galerías.

    De manera asentada, el origen de MECA es una fuente de apoyo social; un frente cultural que empuja y reta los parámetros de existencia y supervivencia de las industrias creativas. Y como acción puntual, MECA busca motivar inversión en arte, generar nuevas galerías y coleccionistas, y hacer puentes de comunicación y acción con el publico general acerca de lo que está ocurriendo en la región caribeña.

    De izquierda a derecha: Mariángel González, Hazel Colón, María del Mar Caragol, Tony Rodríguez, Daniel Báez

    En su primera edición, MECA reunió más de 30 expositores de la isla y 11 internacionales procedentes de Estados Unidos, México, España, y República Dominicana. Cada detalle de la feria fue desarrollado en relación al arte y sus industrias. La edición se celebro en el Conservatorio de Música en Puerto Rico; por un lado, a pasos del mar; por otro, los murales, espacios y galerías en Santurce. “Debemos recalcar el matrimonio entre las artes. Para nosotros es importante tener MECA en un espacio donde viva la música y el arte,” comentó Mariángel González, productora de MECA. “No es un centro de convenciones, ni centro de negocios, es una escuela de música. Y este edificio es un landmark de Puerto Rico. Es importante hacer esta feria en un espacio que significa tanto,” señaló Báez.

    El calor rebasaba los 35 grados pero el amplio predio tenía un flujo de aire y gente. MECA se albergó en el Conservatorio durante cuatro días, y en la amplia plaza, con vista a la Laguna del Condado, el recinto tenía música en vivo, copas y baile. En el segundo piso, los salones hospedaban galerías. Aquí participaron galerías de la isla como Embajada, quien además de su espacio, también participó con impresos, libros y lecturas; hasta Roberto Paradise, donde se mostró el trabajo de José Luis Vargas, Bobby Cruz y Freddie Mercado, éste último exhibiendo años de auto-retratos y retando ideas preconcebidas de la expresión de género. Dentro del sector internacional, se presentaron 356 Mission de Los Ángeles y Arróniz de la Ciudad de México, y Malborough de Nueva York y Londres, entre más.

    “Aquí hay libertad. Estás libre para caminar, salir a escuchar música, ves el día y la transición de éste,” dijo Báez. El acceso al conocimiento es noción revolucionaria, sólo si ésta es acción inclusiva – y por ello MECA se descarrila de acciones burocráticas de ferias de arte – y además de las galerías, también incluyó el área de Mecanismos. El espacio dentro de la feria albergó 13 propuestas de artistas emergentes. Todos elegidos por la curadora Carla Acevedo-Yates a base de open call.

    Tony Rodríguez y Daniel Báez son fundadores de MECA. Y están conscientes que para participar en un frente cultural, MECA debe vivir en sintonía con su misión. MECA tiene un equipo de trabajo liderado por 90% de mujeres. Como organización implementan actividades y acciones que nutren la misión y la amplificación de ésta. También, la feria vive más allá del predio, tal el caso de la fundación educativa de MECA. La feria busca ser más que un evento que ocurre una vez al año y tiene en puerta iniciativas ambiciosas, pero arraigadas, nuevamente, en compromiso social. “El mundo del arte es un mundo elitista y muchas veces está aislado de la comunidad,” dice Danny Báez, “por eso con MECA estamos intentando educar y generar acceso. En esta edición, tenemos un programa educativo.” MECA abrió sus puertas para recibir a estudiantes de la localidad, y de esa manera acércalos al arte, galerías, y espacios. “Hemos desarrollado talleres para que los estudiantes tengan acceso y conocimiento,” dice Báez.

    De igual manera, un porcentaje de las ventas de los abonos a la feria fueron destinados al programa educativo. Durante el año, la fundación llevará cursos y educación acerca del arte a escuelas y comunidades alrededor de la isla. “Con la celebración de MECA, esperamos comenzar a forjar ese mercado que tanta falta en estos preciosos momentos,” comentó Tony Rodríguez, fundador de MECA.

    Durante el fin de semana de la feria, la programación motivó a sus asistentes a descubrir los esfuerzos y talentos locales que han logrado que MECA exista. Más de 25 proyectos satélites se exhibieron a los alrededores de MECA,la mayoría con concentración en Santurce. En paralelo a MECA, las galerías mostraron el trabajo de artistas locales, así como espacios que se han dedicado a impulsar el frente cultural de la isla durante años. En la galería Espacio Minerva, se exhibía el trabajo Garvin Sierra, que retrata la educación en Puerto Rico con la intersección de las condiciones que han resultado de política de la isla.

    A pasos de Espacio Minerva, el colectivo 2CM albergaba Destrucción del Trópico, una exhibición que reforzaba la destrucción del panorama pictórico que ha empañado la realidad de Puerto Rico. El colectivo mostró esta critica a través de pintura, la escultura y la fotografía. Destrucción del Trópico, como lo menciona su escrito, es “respuesta crítica a los estereotipos con los que se ha venido representando tradicionalmente la isla de Puerto Rico, una contrapropuesta que pone de manifiesto que la riqueza del arte boricua va mucho más allá de la piña colada.” Entre piezas se asomaba la cruda realidad del peso de la colonización. Literal. Pues los artistas invitaban a los asistentes a llevarse un souvenir colonial a casa: un ladrillo. El souvenir como una forma de enfrentar y sentir el peso que la colonización en Puerto Rico.

    En 1943, Cristóbal Colón invade la isla, ésta ya poblada en mayor parte por tainos. A principios del siglo XX, la isla pasó de manos españolas a convertirse en autoridad militar para Estados Unidos. Y 1952 marcó una relación política entre Estados Unidos y Puerto Rico, así convirtiendo la isla en un estado libre asociado. La identidad de Puerto Rico tiene diversos ángulos, pues es una isla que ha enfrentado invasiones y traslados de poder conllevando su descontextualización, y al mismo tiempo también ha construido un nuevo panorama social ante los desarrollos. Tal como la identidad fuera de casa, dado el caso con la diáspora puertorriqueña, tras la migración de la isla en los años 50 a distintas ciudades en Estados Unidos. Ahora, el pueblo de Puerto Rico, así como su diáspora, tienen en sus manos el futuro de las industrias de la nación. En 2017, Puerto Rico se declaró en bancarrota tras una deuda que sobrepasó los 70 mil millones de dólares.

    No es fácil, mucho menos sencillo, ni justo, resumir los cambios socio-políticos de la isla. De manera concisa y puntual, MECA se postula como una respuesta a la multiplicidad de necesidades tanto del público general como los artistas y galeristas. MECA propone y construye alianzas creativas entre Puerto Rico y la comunidad internacional, para que éstas se conviertan en red de apoyo y nuevas plataformas de economías alternativas.

    “Hay artistas con privilegio en el mundo del arte, pero por otro lado también hay muchos artistas que no tienen ingresos o cómo vivir de esto, ” comentó Báez acerca de la necesidad de construir MECA. Entre la mayoría de galeristas se compartía una acción comunitaria, apoyo en unísono y la esperanza de un cambio cuyo impacto de manera local tiene alcance global. Puerto Rico enfrenta una crisis económica, es la realidad, y una estratificación de acceso; MECA abre el diálogo entre industrias y plantea el camino para colaboraciones, apoyo y acciones rentables. Puerto Rico resiste y sigue.

    MECA tiene planes seguir creciendo en el Caribe así como Centroamérica. La feria no está pensada como un espacio con sede fija, sino una acción que viaja y llega a más público.

    Main: https://nylon.com/articles/espanol-meca-feria-puerto-rico-001 Permalink:
    Published:
    Last updated: 2017-06-13T19:14:55-04:00
    ©2017
    NYLON Media I, LLC

    More By This Author

    Stories We Love